Tela blanca y cenizas, instrumentos para escribir de paz

La artista colombiana Doris Salcedo propuso una acción popular para conmemorar a las víctimas del conflicto armado en Colombia. El resultado final se verá mañana miércoles 12 de octubre en la Plaza de Bolívar.

Por Pamela López

Facebook iván Cepeda

Foto:

En grupos de a cuatro, con hilo y tijeras en mano, así entraba la gente a la Plaza de Bolívar para participar en la acción popular propuesta por Doris Salcedo, la artista colombiana que también cubrió por allá en el 2007 el mismo escenario de velas blancas por el asesinato de los diputados de la Asamblea del Valle y que en esta ocasión, con todo y el convulsionado escenario en el que vivimos, convocó a cientos de ciudadanos para ‘coser’ la memoria de esta nación.

El trabajo no solo es de Salcedo, también de Gabriel, estudiante de maestría en urbanismo en la Universidad de Texas que aprovechó sus días en Colombia para participar en la iniciativa. “Esto lo hago por las víctimas, porque de ellas son este país y este conflicto. Creo que este tipo de acciones o manifestaciones demuestra que este país es de jóvenes que sienten y son conscientes de lo que pasa. Necesitamos unos acuerdos justos, pero también más equidad”, comentó mientras sostenía la tela blanca que tenía escrito el nombre de Adán Agudelo, una de las miles de víctimas del conflicto.

‘La cosedora’

Clemencia es artista y en la Plaza de Bolívar fungió de ‘cosedora’. Mientras unía muy atenta la tela recordaba que muchas veces quiso hacer esto cuando joven, pero no pudo, “no había iniciativa, pero ahora con todo lo que estamos viviendo es oportuno y necesario pronunciarnos”.

“Esto lo hago por las víctimas, porque de ellas son este país y este conflicto. Creo que este tipo de acciones o manifestaciones demuestra que este país es de jóvenes que sienten y son conscientes de lo que pasa. Necesitamos unos acuerdos justos, pero también más equidad”, Gabriel, estudiante de maestría de urbanismo.

‘La cosedora’ tiene más o menos unos 50 años, se paseó por toda la plaza buscando retazos que unir, llevaba una visera puesta y sin importarle la incomoda posición en la que se encontraba daba puntada tras puntada. “Soy artista y hago este tipo de cosas, me gusta y siento que le debemos a las víctimas un país mejor”, añadió.

Así como Clemencia y Gabriel, también estaban María Luisa, Roberto, Félix, Miriam, Abel, Daniela… cientos de bogotanos que de a poco iban llegando a la plaza con el ánimo de colaborar y, tal vez, a modo de catarsis, para rendirles respeto a las miles de víctimas que ha tenido Colombia. A las caras que nadie vio, pero de las que todos hablan.

‘Sumando ausencias’

La intervención artistica fue titulada ‘Sumando ausencias’. La idea es que los colombianos no olviden quienes sufrieron en carne propia el ataque frontal de la guerra y se mire al futuro, a un país en paz y con equidad.

Los nombres de las víctimas fueron escritos en cenizas en más de 7000 metros de tela blanca. Para Jaime, quien fue acompañado de su hija y recordó a uno de sus mejores amigos quien murió en un atentado en el Caquetá, este es el camino para empezar de nuevo. “Esa persona, cuyo nombre está escrito en la tela, está muerto, como nosotros por más de 50 años porque no queremos avanzar y dejar atrás esta guerra. Mi hija vino a ayudarme y es por ella, que es joven y bonita, que quiero un mejor país. Yo tuve que salir de mi pueblo corriendo y lo que menos quiero es que ella también tenga que hacerlo”.

Los hilos de colores de a poco fueron uniendo el retazo gigante con todos los nombres que por una vez tendrán que leer completos quienes han vivido el conflicto a través del televisor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo