Rumbas adolescentes, caldo de cultivo para ETS y embarazo de menores

Por Publimetro/JMR

Una serie de fiestas escandalosas ha puesto en alarma a las autoridades de Bogotá, luego de que un reportaje de CityTV demostrara cómo estas fiestas ponen en riesgo de contagios de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos a los adolescentes de la ciudad.

Según el reportaje de CityTV, las fiestas son lugares en los que los jóvenes consumen drogas y tienen prácticas sexuales de alto riesgo, como los llamados “apagones” en los que se apagarían plenamente las luces para permitir que los asistentes tengan relaciones sexuales rápidas.

En el reportaje se muestra un video grabado en una de estas fiestas, que cuenta con un desnudista. Mientras el stripper se despoja de su ropa, simula tener relaciones con una niña, e incluso le da una nalgada en medio de los vítores y la bulla de los asistentes.

Las fiestas son convocadas en redes sociales y se realizan en bares, clubes y casas de distintas localidades de Bogotá. En las invitaciones y convocatorias se especifica la clase de música que se va a tocar, y al mismo tiempo, se anuncian “apagones”, rebajas para parejas que “se gocen (besen de forma apasionada) en la entrada”, o incluso le recomiendan a los asistentes “que no los cojan con los pantalones abajo”.

Incluso se hacen advertencias para evitar que la fiesta se convierta en un problema: la invitación a una fiesta en el barrio Restrepo advierte que no se admiten en su evento ” Armas, Gente Peliona Y Amargada, Camisas Alusivas A Un Equipo, Gente Que Nos Caiga Mal” (sic) y sugiere que si algún asistente quiere pelear, “hágalo pero bien lejos”.

Las fiestas que se convocan con nombres como “chukilandia” y “toyescueva”, también incluyen advertencias contra “wiros” (peleas), recomendaciones si la pareja quiere “chukiar” (tener sexo casual), y se insiste en que son “no flaya”, es decir, serias.

Las convocatorias son peligrosas debido a que los adolescentes no solo se prestan al sexo casual, sino que no cuentan con protecciones, lo cual es un caldo de cultivo para la transmisión de ETS y el embarazo. Sus asistentes son en su gran mayoría menores de edad.

Según un estudio realizado por la Fundación Nuevos Rumbos y Bavaria, el 69,6% de los bogotanos menores de 18 años ha consumido alcohol y el 13% lo hace semanalmente.

Encuentre más información de Bogotá y Colombia aquí

PUB/JMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo