Cuatro edificios que le cambiaron la cara a Bogotá

Por Pamela López

Arquitectura, innovación y eco-amigables son las características que hacen de estos edificios bogotanos distintos a los demás. Por eso acá le mostramos cuatro de estas construcciones que ya le cambiaron la cara a la capital del país, que, desde hace algunos años, atraviesa una renovación arquitectónica.

El Bacatá se conviritó en el edificio más alto del país.

El Bacatá se conviritó en el edificio más alto del país.

BD Bacatá cortesía

Foto:

BD Bacatá  

Tiene que estar obligatoriamente en esta lista porque se convirtió en el edificio más alto del país y en uno de los más innovadores. Ya se sabe que contará con dos torres y un centro comercial en los primeros tres niveles de la edificación. Sin embargo, y como datos curiosos, para su construcción se necesitaron 10.000 toneladas de acero y 62 mil metros cúbicos de concreto. Si pasa por el centro de Bogotá vera levantarse imponente el Bacatá que dio pie al inicio de la construcción de rascacielos en al ciudad.

La sede de la universidad es de las primeras en tener una estrecutura colgante.

La sede de la universidad es de las primeras en tener una estrecutura colgante.

Universidad Católica en Bogotá, sede 4

Foto:

Edificio ‘colgante’ de la Universidad Católica

Desde hace un par de meses la Universidad Católica le ofreció a sus estudiantes un espacio amigable con el ambiente e innovador en lo que ha diseño se refiere, pues construyó su cuarta sede en Chapinero, cerca de la estación de Marly, con un sistema de construcción colgante, lo que significa que el auditorio ubicado en el segundo piso está libre de columnas y el peso del mismo es soportado desde el tercer hasta el octavo piso, por un sistema de tensores de estructuras y placas metálicas aligeradas.

Es la primera sede colgante del país en un claustro universitario y el edificio también tiene un concepto bioclimático para maximizar los recursos naturales como energía y ventilación, lo que permitirá ahorrar entre el 30 y 40% del uso de energía.

La Universidad Ean creó este ecosistema múltiple que no solo controbuye con el ambiente bogotano, sino que también sirve como laboratorio estudiantil.

La Universidad Ean creó este ecosistema múltiple que no solo controbuye con el ambiente bogotano, sino que también sirve como laboratorio estudiantil.

Cortesía Universidad EAN

Foto:

El canopy urbano de la EAN

Aunque no lo crea en pleno corazón de la carrera 11 en Bogotá se encuentra un canopy urbano de 700 metros cuadrados, en el que conviven varios ecosistemas. Este proyecto, creado por la Universidad EAN, le cambió la cara a la ciudad porque le ha otrogado un nuevo respiro a este sector. De hecho, ha capturado entre 2.3 y 2.6 toneladas de CO2, equivalente a la emisión de 4 carros particulares al día durante un año y 37 kilogramos de Material Particulado (PM10) que es lo que emiten 130 carros particulares al día.

Este espacio, además de convertirse en una de las pocas zonas verdes que hay en Bogotá, es el laboratorio de cientos de estudiantes de la institución y su última innovación fue la instalación de paneles solares en asocio con LG.

Edificio inteligente de la CCB

Buscando el bienestar de quienes trabajan allí y para contribuir con la cara amable de la ciudad, la Cámara de Comercio de Bogotá está ubicada en uno de los pocos edificios inteligentes que tiene el país.   Para su construcción se crearon una serie de tecnologías limpias como sistemas de ahorro energético, sistemas de ahorro y tratamiento de agua, iluminación natural, bienestar térmico, entre otras características. El edificio está ubicado en la calle 26.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo