Los 5 pecados de los bogotanos en TransMilenio

Por CAMILA BERNAL ESCORCIA
¿Por qué se presentan estos problemas?

En diálogo con PUBLIMETRO, Felipe Cárdenas, antropólogo y profesor de la Universidad de la Sabana, afirma que estos malos comportamientos se presentan por una falta de normas claras, falta de civismo y como una forma de protesta.

La percepción de los bogotanos de un mal servicio en TransMilenio hace que actúen de mala manera para compensar sus inconformidades.

Para nadie es un secreto que desde hace varios años el sistema TransMilenio no da abasto para los casi 667.497 usuarios que se movilizan diariamente, de acuerdo con cifras del sistema.

Aunque hay varias problemáticas como la falta de rutas o la demora de los buses que hacen que se presenten inconformismos y manifestaciones por parte de los usuarios, algunos de sus comportamientos dentro de los articulados y estaciones hacen que el sistema sea aún más caótico.

1. Colarse

Una de las problemáticas más fuertes en TransMilenio son los colados que, según el concejal Miguel Uribe Turbay, a agosto de este año registran 2 millones 430 mil usuarios que entrar sin pagar. 

Lo que confirma que cada vez son más comunes los casos de ciudadanos que saltan los torniquetes o entran por las puertas de las estaciones, exponiendo su vida.

2. Intolerancia

Las riñas también van en aumento. En 2014 se presentaron 94 capturas por lesiones personales y 58 por riñas dentro del sistema.

Argumentando un mal servicio o el estrés por la cantidad de personas dentro de los articulados o en algunas estaciones, se han presentado peleas que la Policía le atribute a la falta de tolerancia y cultura ciudadana.

3. No respetar las sillas azules

Día a día se presentan casos, que conllevan a veces a peleas, por no respetar las sillas azules destinadas a mujeres embarazadas o con niños en brazos así como personas en condición de discapacidad y de la tercera edad.

Lo que no tienen en cuenta quienes no ceden la sillas, es que este tipo de comportamientos puede terminar en fuertes caídas para quienes obligatoriamente necesitan de un asiento.

4. Vandalismo

Los vidrios rotos, las puertas dañadas o los torniquetes que dejan de funcionar superan los 300.000 millones de pesos.

Este tipo de actos, además de la parte económica, afectan el funcionamiento en general del sistema.

5. No respetar las filas

La cantidad de personas que trancan las puertas de las estaciones y articulados, hacen que se retrase y dificulte la entrada de los pasajeros, así como la salida de los mismos.

Esto, a su vez, ocasiona accidentes, como quienes caen al carril exclusivo por los empujones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo