Los hurtos a personas en Bogotá se han incrementado en un 63%

El celular sigue siendo el aparato más hurtado a los bogotanos

Por publimetro
Percepción de inseguridad, contradice datos reales

Según la Alcaldía, la encuesta de la Cámara de Comercio no refleja la realidad,   pues el 52 por ciento de los encuestados cree que la inseguridad ha aumentado y el 38 por ciento dice que no ha visto mejorías, y solo el 10 por ciento, que ha disminuido.

Pero el Distrito insiste en que el informe “mide la percepción de inseguridad en la ciudad, y no los datos objetivos de seguridad”.

Para esto toma como referencia las cifras de hurto, que, según el Centro de Estudios y Análisis de Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), disminuyó en un 26 % en la modalidad de atraco, en el de residencias se redujo 30 % y el de celulares, 26 %, a octubre de este año, comparado con el 2014. En total, todas las modalidades de hurto bajaron 4,6 , en ese mismo periodo de tiempo.

El Distrito también cita la reducción en la tasa de homicidios que pasó de 22, muertes por cada 100.000 habitantes en el 2011 a 17,2 en el 2014.

Aun así, Inés Esteban Parra Directora de Seguridad Ciudadana de la Secretaría de Gobierno, afirma que “desde esta perspectiva, podemos afirmar que la seguridad ha mejorado ostensiblemente, dado que los delitos de mayor impacto, como el hurto y el homicidio, bajaron”.

En los último cinco años, los hurtos a personas en Bogotá se han incrementado en un 63 por ciento: entre 2011 y 2015 la ciudad pasó de 1.426 a 2.325 casos por mes. Este es sin duda el delito que más genera preocupación en la seguridad y la percepción de inseguridad de los bogotanos .

Según el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana ( Ceacsc ), en el año 2014 en la ciudad se registraron 27.753 hurtos a personas frente a 17.112 del año 2011.

En los primeros nueve meses de este año, la cifra iba en 20.933. En promedio, las autoridades han registrado 77 hurtos por día en la ciudad.

Según una reciente encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio, solo el 18 por ciento de personas que sufren un delito denuncian ante las autoridades. Esto se torna realmente preocupante , ya que las cifras anteriores no representan la realidad del hurto.

El hecho de que un 82 por ciento de personas no denuncie los delitos tiene una explicación: en la encuesta de la Cámara de Comercio el 28 por ciento de las personas dicen que el trámite se demora mucho, el 24 por ciento no confían en la autoridad, el 18 por ciento manifiesta que el trámite es complicado  el 13 por ciento dice que no tiene las pruebas que piden para hacer una denuncia.

Según Juan Carlos Ruíz , director de la Maestría en Estudios Políticos e Internacionales, manifestó que existen varias causas que contribuyen al aumento de hurtos a personas, entre ellas el aumento exponencial del consumo de drogas que genera sin duda redes de ‘pequeño crimen’, el aumento de pandillas que viven de esos delitos, la banalización del crimen entre menores de edad y jóvenes de los colegios. “Estos grupos ven en el robo una entrada para sus actividades”, manifestó.

Estas son las localidades que encabezan los hurtos a personas:

1. Chapinero, con 2.374 hurtos.
2. Kennedy, con 2.261.
3. Suba, con 2.102.
4. Usaquén, con 1.716.
5. Santa Fe, con 1.350.
6. Teusaquillo, con 1.349.
7. Engativá,  con 1.221.
8. Fontibón, con 1.197.

Además de los hurtos a personas, este año se han registrado 1.690 de vehículos, 2.433 de motocicletas, 2.709 de residencias y 4.582 de establecimientos de comercio. Esto suma un total de 32.347 hurtos de diferente tipo que han afectado los bienes y propiedades de los ciudadanos. En promedio son 120 casos al día.

Lo que demuestran estas cifras es que la administración que se encuentra a punto de terminar no logró reducir ni siquiera el delito que más perturba a los bogotanos ; esto contribuye a la percepción de inseguridad en la ciudad.

Cabe resaltar que el celular sigue siendo el aparato más hurtado a los bogotanos (39 por ciento), seguido de otros artículos de valor como documentos, joyas, billeteras y bolsos (con un 28 por ciento) y dinero en efectivo (26 por ciento).

Este experto en temas de seguridad dijo que para combatir o disminuir este delito se necesita una política antipandillas nacional y local, penas altas a reincidentes. “Se deben juzgar como adultos a menores de 15 años cuando sean reincidentes o que hayan cometido crímenes mayores, como el asesinato”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo