El lado más ‘libre’ de Ricardo Arias

El candidato a la alcaldía de Bogotá mostró su faceta más auténtica en entrevista con Publimetro.

Por Pamela López

Ricardo Arias se considera un hombre de familia, prefiere sentarse a charlar en su oficina en donde tiene una biblioteca grande, imágenes de su esposa e hijo   y en su escritorio un león, “porque Bogotá necesita una persona con fuerza, líder y que le muestre el camino”, comenta el candidato a la alcaldía de la ciudad, quien se identifica con este animal.

Y es que este ingeniero civil de profesión y por muchos años Presidente del Fondo Nacional del Ahorro, además de senador y representante a la cámara, nos mostró su lado más personal, a ese hombre que disfruta de una buena película con maíz pira junto a su familia   y que acepta que le cuesta el ejercicio.

Sin embargo, un domingo de vez en cuando, se “pega la rodadita” por la ciclovía, “me cuesta, lo tengo que aceptar, aunque sí estoy allá porque es de esos lugares que unen a los bogotanos mirando cómo podemos mejorarla”. Eso sí, Monserrate ni a pie y preferiría un concierto de Alex Campos que de los Rolling Stones, pero sí prestaría El Campín para el evento.

Para Ricardo Arias los detalles pequeños son los que cuentan. Por ejemplo, su esposa lo enamora con su autenticidad y les encanta hacer plan de enamorados; a ella le gusta bailar, pero él, aunque trata de llevarle el paso, acepta que Gloria Elena, el amor de su vida, es mejor.

“Nos gusta viajar, ir a cine juntos y algo que nunca nos falta es el culto todos los domingos”, añade. Uno de sus mayores orgullos es ser cristiano, sabe que tiene el apoyo de su comunidad y por eso quiere unir al resto de los bogotanos a su movimiento.  

Por supuesto, su hijo Ricardo Arias Macías también está incluido en estos planes, desde siempre le ha gustado el fútbol y si se inclina por la política, aunque no le gustaría, lo apoyaría a ojo cerrado.

Arias confiesa que le gusta Bogotá a la madrugada, La Candelaria lo cautiva y que le ha ido bien con los taxistas, “cuando llegué a esta ciudad me pasó algo muy curioso y fue que cogí un taxi, pero la dirección que estaba buscando era a una cuadra de donde lo había parado. El conductor fue muy amable, me entendió porque yo no era de acá”, cuenta su anécdota entre risas.

Bogotá es la puerta de las oportunidades, él las encontró y aunque nació en Armenia, su vida familiar siempre se ha centrado en la capital del país. Goza una buena caminata por el centro y tener contacto con los ciudadanos, “me encantaría impulsar esa zona de la ciudad, me parece muy lindo pasear por la Plaza de Bolívar y los museos”, comenta.

También le hace honor a su biblioteca, pues se confiesa un ávido lector y asegura que de cada libro aprende una cosa nueva. Su favorito es la biblia, “es un libro completo, todo está ahí, además siempre lo recomiendo”, enfatiza.

Ser espiritual, correcto y unido a sus seres queridos es algo es algo con lo que nunca falla. “Pienso en ellos, porque son lo más importante de mi vida, por eso quiero una ciudad que puedan disfrutar y con políticas bien enfocadas vamos a lograr que Bogotá sea un ejemplo en Latinoamérica”, concluyó.

MÁS DE BOGOTÁ ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo