El lado personal de Carlos Vicente de Roux

Carlos Vicente de Roux es un abogado del Externado de Colombia que nació en Cali pero llegó a Bogotá recién cumplió los 18 años de edad. Luego de 13 años de litigar, 4 como vicepresidente de Colmena (actualmente Banco Caja Social), se desempeña como concejal y candidato a la Alcaldía de Bogotá. Dejando a un lado su lado más serio como aspirante, habló con PUBLIMETRO sobre su lado más personal y humano.

Por CAMILA BERNAL ESCORCIA

Viene de una familia muy conservadora y sumamente católica. Recuerda que, contrario a como sucede con muchas familias hoy en día, tenía que hacer lo que su papá dijera. “Ese puede ser uno de los motivos de mi llegada a Bogotá”, afirma el candidato.

Aunque sí le permitían salir, tenía sus límites.  Recuerda entre risas que cuando llegaba tarde encontraba a su mamá “toda angustiada en la sala, rezando rosarios”.

Por esta razón, su familia es completamente diferente. A pesar de vivir durante muchos años en la capital, se casó con una caleña, con quien tiene tres hijos.  Dos de ellos “han abandonado el nido”, como dice él, ya que se encuentran estudiando en el exterior.

Sin embargo, se dedica a aprovechar “al hijo que nos queda” y a disfrutar de las vacaciones de verano en las que sus hijos mayores vienen al país. “Generalmente hacemos un viaje, puede ser en Colombia”. También disfrutan de ir a cine juntos, aunque confiesa que ponerse de acuerdo con la película no es tan sencillo porque no tienen el mismo gusto.

“Somos una familia unida, no opresiva, bastante libertaria y democrática. Eso ya no es imponiendo las cosas sino que hay que negociarlas y consensuarlas”, afirma de Roux.

Pero, ¿qué hay de él? ¿A qué dedica su tiempo libre?

“Soy un lector desaforado. Leo de todo y lo que más me puede gustar en la vida es tener tiempo para leer”, afirma. Ese es su pasatiempo favorito. Desde literatura, hasta filosofía e historia, sin embargo, tiene un libro favorito definido: “la guerra y la paz”.

Otro de sus planes favoritos es ir a librerías, porque cómo el mismo asegura, los buenos lectores no solamente se dedican a leer sino también a “manosear libros, caratulas e índices”. Por esta razón, “compro más libros de los que alcanzo a leer. Entonces acumulo libros, lo cual me trae serísimos problemas conyugales, no mentiras, estoy exagerando”.

Aunque en realidad no le causa esos “serísimos problemas conyugales”, su amor por los libros sí le saca un poco más de lo habitual de su bolsillo, pues confiesa que, además de tener una gran biblioteca en su casa, la cual se quedó corta, paga alquiler en otro sitio para tener sus libros.

Por otro lado, quiere ganarle ventaja a los años, especialmente a la barriga, por lo que por lo menos cinco veces a semana hace ejercicio. “Mis hábitos son aburridos, me encaramo en una elíptica y hágale y hágale. Por eso, a pesar de mi edad, tengo menos barriga que mis contemporáneos”.

Otra cosa que disfruta mucho es viajar. Gracias a su trabajo ha podido conocer varios lugares del mundo, sin embargo, disfruta de las ciudades del país. “Boyacá me gusta mucho porque a mí no me va bien con el calor. Conozco muchos sitios del mar Caribe. Cartagena me gusta. Hay muchos otros lugares paradisiacos de la Costa Atlántica que me parecen muy chéveres pero el calor me da duro entonces me gustan los sitios de climas suaves y fríos”.

Pero si le preguntan y le ponen a escoger un lugar en particular, se queda con Villa de Leyva. Pero si de lugares del mundo se trata, Helsinki, Estocolmo o Bruselas, han captado totalmente su atención, debido a su belleza física. “Una ciudad bella es un entorno que a mí me parecería ideal para vivir”, dice.

Bogotá no se queda atrás. Lugares como La Candelaria, la Plaza de Bolívar y el Palacio de Nariño, son para de Roux, los más bellos de la capital.

A la hora de preguntarle sobre su personalidad, se describió como una persona seria, pero con buen humor. “Esa combinación se puede”, dice el candidato. Además, afirma es un hombre responsable, honrado,   respetuoso y laborioso. Sin embargo, cuenta que con los años ha aprendido a dosificar sus energías en las cosas que realmente valen la pena.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”, De Roux cree firmemente en este refrán, por lo que considera supremamente vital, rodearse de gente valiosa, “por eso estoy muy orgulloso de hacer política con la Alianza Verde, al lado de Antonio Navarro, Claudia López, Angélica Lozano, Ángela María Robledo, y ex senador Avellaneda.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo