Los muiscas del siglo XXI en Suba

Por PUBLIMETRO

En la localidad de Suba está ubicado el cabildo indígena de Muiscas más grande de Bogotá, que está conformado por más de dos mil familias, para quienes no ha sido fácil lograr conservar sus tradiciones. Ellos hacen un especial enfoque en la recuperación de su lengua tradicional “muisscubum”, así como de su territorio, gran parte del cual ha sido devorado por la urbanización de la ciudad.

Dicha recuperación cultural comienza desde el jardín infantil ‘Kihisaia Muisca Güe Atíquíb Los Pinos’, donde 300 niños y niñas aprenden saberes propios de la cultura Muisca, sin dejar de lado enseñanzas de la vida urbana en la que están inmersos.

Aunque el cabildo es una entidad autónoma, reconocida desde 1991, la Secretaría de Integración Social fue la que dispuso espacios apropiados para que los infantes aprendan sobre la lengua, la agricultura, la danza, la literatura y el conocimiento del territorio, necesarios para comprender la cultura del pueblo Muisca.

Con la llegada de los españoles en 1500 Suba fue considerada un resguardo indígena, pero legalmente solo fue reconocida hasta la constitución del 91, cuando Suba ya hacia parte de Bogotá y se les asigno el cabildo, donde ellos escogen cada año sus propios gobernantes.

Según el decreto 2164 de 1995, los cabildos son, “una entidad pública especial, cuyos integrantes son miembros de una comunidad indígena, elegidos y reconocidos por esta, con una organización sociopolítica tradicional, cuya función es representar legalmente a la comunidad, ejercer la autoridad y realizar las actividades que les atribuyan las leyes, los usos, las costumbres y el reglamento interno de cada comunidad.”

Por tanto es competencia del cabildo velar por la defensa de las tierras, por tanto no permitieron   la desecación de la laguna de Tibabuyes y lograron la recuperación del que hoy se conoce como Humedal Juan Amarillo. Y hoy reclaman otros sitios naturales, que ellos consideran territorio Muisca pero han perdido por la urbanización. Entre otros se encuentran el cerro la Conejera, el Mirador de los nevados y el Parque del indio.

En cuanto a sus tradiciones medicinales, los muiscas que viven en Suba también han trabajado para que este saber no se pierda, incluso el año pasado realizaron un proyecto piloto junto con el hospital de Suba donde se utilizaron los saberes de abuelas parteras y curanderas que son muy respetadas por su amplia experiencia.

MÁS DE BOGOTÁ AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo