Alarmante crecimiento de niños delincuentes en Bogotá

Así lo advirtió el concejal de la ciudad Horacio José Serpa, quien pidió un cambio en el sistema de judicialización de menores.

Por ÁNGELA PÉREZ-PUBLIMETRO

Muchos padres consideran que sus hijos ya se les salieron de las manos, por eso quieren que los coja la Policía y ellos arreglen el problema”, Nicolás Correa, psicólogo de la Universidad Javeriana y especialista en terapias familiares.

Dato
25%

De los jóvenes menores de edad que entran a una correccional reinciden, según el análisis de responsabilidad penal para adolescentes.

En siete años el numero de delincuentes entre los 14 y los 17 años prácticamente se triplicó. Este aumento  generó una preocupación dentro de las autoridades bogotanas que tratan de encontrar una solución al fenómeno.

De acuerdo con las cifras presentadas por el concejal Horacio José Serpa en el análisis de responsabilidad penal para adolescentes, en 2007 el numero de menores delinquiendo era de 2715 pero para 2014 la cifra llegó a las 8061.

Trafico de estupefacientes y hurto en las calles son los dos delitos más comunes a los que se asocian estos ‘niños delincuentes’. Sin embargo, otros son capturados por portar armas ilegalmente e incluso algunos de ellos, ya a su corta edad, han cometido homicidios.

Pero además de delinquir, otra de las aristas de esta problemática con los menores delincuentes radica en que cerca de 25% de ellos son reincidentes, es decir que, a pesar de ser capturados y durar un tiempo en las correccionales del Distrito, al salir regresan a delinquir en las calles.

El abandono familiar

De acuerdo con el concejal, los padres de familia de estos jóvenes no suelen prestarles atención a sus hijos al salir de las correccionales por lo que ellos regresan a las calles sin ningún control. “los padres no asumen la responsabilidad frente a la actividad criminal de sus hijos”, afirmó el concejal Serpa.

Muchos padres consideran que sus hijos ya se les salieron de las manos por lo que para ellos simplemente ya no vale la pena controlarlos, sino que esperan a que sea el sistema el que los corrija, que los coja la Policía y desentenderse de esa responsabilidad”, afirmó Nicolás Correa, psicólogo de la Universidad Javeriana y especialista en terapias familiares.

Adicional la falta de atención de los padres con sus hijos se debe a que son hogares de bajos recursos donde los papás están ocupados trabajando y no pueden prestarles atención. “Muchos de estos muchachos vienen de hogares disfuncionales, donde los padres están trabajando, algunos de ellos no tienen papás sino lo que se conoce como ‘padrastro’ o ‘madrastra’, que están trabajando o que no tienen el mismo vinculo y por tanto ven en la delincuencia la salida”, afirmó Correa.

La influencia en los colegios

Estos jóvenes, entre los 14 y los 17 años son fácilmente influenciables, lo que conlleva a tomar los mismos comportamientos de sus amigos. “Es muy común ver que si uno o dos amigos son consumidores, pues los jóvenes toman el mismo camino y de consumidor a distribuidor hay un solo paso”, aseguró Correa.

Ver a los compañeros de clase consumiendo, en las calles y además ganando dinero por cuenta de ello es el atractivo más fuerte para estos jóvenes quienes deciden seguir sus pasos, afirma Correa. “Es un coctel de situaciones; un amigo que lo hace, un abandono en casa, el placer del consumo o de la plata fácil simplemente derivan en un delincuente más”, agregó el especialista.

Frente al efecto imitador del consumo, la venta y la delincuencia se le suma el efecto desertor. La mayoría de los jóvenes que son inducidos a los actos delictivos creen que ya no necesitan ir al colegio y lo abandonan. Cada vez más crecen las cifras de deserción en la ciudad.

Son muchas las soluciones que ha tratado de plantear el Distrito con la ayuda del los padres de familia. “Los terapeutas familiares hemos tratado de acercarnos a las casas de los jóvenes para tratar de indagar por el desarrollo familiar de cada uno de los hogares y cómo se pueden acercar los padres a sus hijos”, aseguró Correa.

De igual forma, el Distrito también ha elaborado programas en los colegios para hablar de la delincuencia y la drogadicción y cómo los jóvenes pueden evitar acercarse a este tipo de comportamientos.

Lea también:

Estrategias para evitar tragedias mientras transita por Bogotá

Confección de cortinas, nueva fachada de banda de apartamenteros

Fotos: Los niños asesinos más sanguinarios de la Historia

MÁS DE BOGOTÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo