Páramo de Sumapaz: ¿en riesgo por el fracking?

Ambientalistas piden que se revoque licencia de explotación minera que afectaría al ecosistema.

Por PUBLIMETRO
La cifra
76.719

hectáreas están contempladas dentro de la licencia dada a la multinacional ADA para la exploración minera en inmediaciones del páramo de Sumapaz.

“Este fracking pone en riesgo los recursos hídricos de la zona y el área protegida del páramo”. Camilo Prieto. Ambientalista.

Aunque desapercibida, este miércoles se presentó en el centro de Bogotá una protesta a la que acudieron ambientalistas y personas de varias poblaciones de Cundinamarca con una más que justificada preocupación: la explotación minera tendría en inminente riesgo al páramo de Sumapaz.

La manifestación es apenas la punta del iceberg de una larga batalla que los municipios de Anapoima, Arbeláez, El Colegio, Fusagasugá, Granada, Nilo, Pasca, Sibaté, Silvania, Soacha, Tibacuy, Viotá y Sumapaz, entre otros, vienen dando desde 2011 cuando se entregó una licencia de exploración y explotación de hidrocarburos a la multinacional Australian Drilling Associates (ADA) para una basta zona de 22 poblaciones del departamento que compromete al páramo.

La batalla, que ha logrado que hasta ahora el inicio de esa licencia se mantenga suspendida, tiene como objetivo que sea revocada definitivamente, en aras de proteger este ecosistema, sobre todo teniendo en cuenta que la exploración minera se haría con la modalidad de fracking o fracturación sísmica que tiene graves efectos sobre el medio ambiente.

El riesgo
“La locomotora minero energética genera los mayores conflictos ambientales, sociales y políticos”. Las palabras son del concejal Roberto Sáenz, perteneciente a la bancada de la Alianza Verde, que se ha sumado a la protesta para que no haya explotación minera en páramo.

Los conflictos a los que hace referencia están centrados en los problemas medioambientales que podría ocasionar la técnica del fracking en un ecosistema tan delicado como el del Sumapaz.

Para entender estos, primero se debe tener en cuenta que la fracturación sísmica usa explosivos para abrir la tierra en búsqueda de los hidrocarburos y que la zona en la que se pretende hacer la exploración no está delimitada bajo estándares que garanticen que no habrá riesgo ni para el páramo ni para los habitantes de las 22 poblaciones vecinas.

“Este fracking afecta las condiciones del suelo y subsuelo que cambian los niveles de las corrientes de aguas subterráneas disminuyendo la posibilidad de obtener los recursos hídricos y poniendo en riesgo los mismos recursos de la zona y el área protegida del páramo”, señala al respecto Camilo Prieto, ambientalista vocero de las poblaciones que se verían afectadas por una eventual explotación minera.

“Lo que estamos pidiendo entonces es que se garantice que no se va a afectar el ecosistema a través de una delimitación con estándares internacionales de la zona de explotación minera”, agrega Prieto al explicar que la delimitación que se encuentra en la licencia deja un vacío para que dicha exploración se haga incluso dentro del mismo páramo.

“No se afectará el páramo”
Ante las preocupaciones de la comunidad, el Gobierno Nacional ha insistido en que no está permitida, en lo más mínimo, la explotación minera en el área protegida del Sumapaz y que la licencia entregada a ADA por la Asociación Nacional de Hidrocarburas no la contempla bajo ningún término.

Voceros tanto del ministerio de Minas y Energía como el de Ambiente han negado que se haya autorizado dicha explotación e incluso han invitado a la ciudadanía a denunciar si es que se presenta.
Por ahora, la licencia se mantiene suspendida gracias a la férrea oposición de la comunidad mientras el debate toma cada vez más fuerza.

Lea también:

Top 10 de las polémicas del “sexto mejor alcalde del planeta” en Twitter

“Si Millonarios pierde, es culpa del alcalde”: Petro, sobre persecución en su contra

10 cosas de TransMilenio que le sacan la piedra a los bogotanos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo