Lupa a la recuperación del río Bogotá

Ambiente. Mientras se avanza en un proyecto de Ley para articular las acciones en torno al afluente, ya está en marcha la primera etapa de un megaproyecto para su saneamiento.

Por PUBLIMETRO
El dato
2050

Es el año que se ha previsto para la finalización de la recuperación integral del río Bogotá, según un megaproyecto conjunto de la Empresa de Acueducto de Bogotá y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca.

La cifra
6

billones de pesos se deben invertir en todas las acciones necesarias para la recuperación integral del río Bogotá.

Cinco meses han pasado desde que el 28 de marzo el Consejo de Estado condenó a 23 entidades nacionales y las administraciones de 43 municipios por la “catástrofe ambiental” de la que ha sido víctima el río Bogotá en las últimas décadas.

La sentencia de la corporación indicaba que los condenados debían poner en marcha, de inmediato, una estrategia para el saneamiento del afluente y crear una gerencia que articulara las acciones en torno a su recuperación.

Al tratarse de una sentencia, tanto las entidades nacionales, encabezadas por el Ministerio de Ambiente, como las departamentales y municipales pusieron marcha acciones con el fin de cumplirla.

Sin embargo, hasta el momento, no han logrado articularse plenamente, pues la gerencia ordenada por el Consejo de Estado no se ha terminado de cocinar.

Es por esto que el Ministerio termina de afinar detalles de un proyecto de ley con el que se pretende crear el Consejo Estratégico de la Cuenca Hidrográfica del río Bogotá y del Fondo Común de Cofinanciamiento y que debería ser presentado al Congreso de la República el próximo mes.

Este Consejo articularía las acciones que tome cada municipio con las que ya están en marcha en la zona de la cuenca media del afluente, en las que la Corporación Autónoma de Cundinamarca y la Empresa de Acueducto de Bogotá ya han comenzado a adelantar algunas medidas como el dragado del río y el inicio de la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas, en el sur de la ciudad.

Todas estas medidas serían unidas en un megaproyecto de tres etapas que implicará la inversión de cerca de seis billones de pesos en los próximos 35 años para que, en 2050, el río Bogotá no solo esté descontaminado, sino que pueda convertirse en un centro de desarrollo sostenible en el centro del país.

De hecho, parte de lo que sería el megaproyecto ya está en marcha. Este se compondría de tres etapas, las cuales ya habían sido contempladas en un plan maestro que Bogotá inició en 2011.

La primera etapa tiene que ver con “contar con un cuerpo de agua que cuente con unas condiciones estéticas mínimas, que no sean agresivas con la población”; la segunda estaría encaminada a hacer las aguas del afluente utilizables sin que representen riesgo; y la tercera hacer del río un ecosistema estable que pueda albergar vida y dé paso a un proceso de restauración ecológica sostenible.

Sistema hidráulico
La CAR y la EAB ya han comenzado a poner los primeros pinos de esa primera etapa, gracias a inversiones cercanas a los 500.000 millones de pesos y que contempla la construcción de interceptores de aguas negras tanto a lo largo del río como a los afluentes del mismo, así como la ampliación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales del Salitre y la construcción de la mencionada Canoas.

No obstante esas obras planificadas, ya se han presentado retrasos, sobre todo, en las plantas. Grupos de veedurías ciudadanas han dado cuenta que la ampliación del Salitre, que debía estar para 2015, solo estaría hasta 2019 y eso solo si superan el retraso de ocho meses que ya tiene el nuevo proceso de licitación para las obras que debió haberse puesto en marcha a inicios de este año.

Por su parte, la planta de Canoas presenta un retraso de dos años, pese a que ya está listo un túnel interceptor de 82 kilómetros que debería llevar las aguas residuales de 5 millones de bogotanos a la planta.

Todos estos proyectos, en todo caso, son vigilados por la Contraloría, la Procuraduría, la Veeduría Distrital y varios grupos de veedurías ciudadanas. La idea es que tras 80 años de constante contaminación, el río por fin pueda ser recuperado.

Lea también:

Expersonero de Bogotá condenado a cinco años y medio de cárcel

¡Atención! Bus del SITP arrolló dos personas en la Caracas con calle 32

¡Ni las monjas de salvan! Atracan convento en el centro de Bogotá

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo