Bicicarriles avanzan entre amores y odios

Por Ángela Pérez

Cerca de las siete de la mañana, los bicicarriles de la ciudad se agolpan de usuarios que buscan llegar a sus trabajos a tiempo. Celestino Mesa, ayudante de construcción, que usa diariamente el bicicarril de la carrera 50, asegura: “No puedo pagar transporte diario con lo que me gano, por lo que la bicicleta es de gran ayuda y más con estos nuevos sistemas”.

Los bicicarriles empezaron a implementarse en septiembre del año pasado como parte de un plan piloto de seis meses. “En este momento nos encontramos terminando la implementación para poder empezar las mediciones de seguridad, uso y crecimiento de usuarios, pero con simple percepción tenemos buenos resultados con casi 3000 ciclistas al día”, aseguró Jesús Acero, funcionario del IDU encargado del tema de la bicicleta.

Las críticas al sistema

A pesar de ser una ciudad que ha sido catalogada como de las más amables para el uso de la  bicicleta, han surgido varias críticas frente a la implementación de los bicicarriles. “Los trancones son interminables a cualquier hora, y la verdad uno no ve que haya muchos ciclistas, entonces la pregunta es si realmente funcionan”, afirma Cecilia Lisneros, habitante del sector.

Sin embargo, Acero asegura que “los bicicarriles no se inventaron hoy, ni aquí en Bogotá, sino que existen desde hace mucho tiempo y aquí hemos hecho todo un esfuerzo para elaborar una malla de bicicarriles acorde a la movilidad y con los beneficios a los usuarios. Claro que existen las quejas, porque al reducir un carril de carros pues hay más trancones, pero eso no hace que estas rutas no les estén funcionando a los usuarios”.

Entre tanto, Angélica Lozano, representante electa a la Cámara de Representantes, asegura que hay bicicarriles que empiezan en glorietas o que quedan en el paradero de los buses, algo que es extraño, sin embargo cree que “depende del uso y su destino, de todas formas todos tenemos derecho a la vía, sea peatón o conductor de transporte público”.

Acero respondió a estas dudas y fue enfático al afirmar que: “Cada uno de los bicicarriles está pensado de acuerdo a su función. Como el de la carrera Séptima, que es un interconector entre la NQS y Las Américas. Pero para ello se construyen semáforos, demarcaciones de colores y durante Semana Santa se hicieron más ajustes para que las vías cumplan con su función”.
 
Hora de aprender

Si bien los bicicarriles hasta ahora están en estudio, Lozano asegura que falta más pedagogía: “Esta es una ciudad de bicicletas, así que es una apuesta que vale la pena, pero  se debe generar un proceso pedagógico, tanto para ciclistas como para conductores de carros, que se respete las zonas y que realmente se hable de una ciudad que es amigable con las bicicletas”.

Entre tanto, Acero asevera que “los ciclistas están contentos, hay algunos comentarios en ciertas vías que ya estamos resolviendo y esperamos que sigan creciendo el número de usuarios”.

Algunos datos
Estas son algunas cifras de las obras de bicicarriles:

•    LAS METAS. Para Bogotá se tenían pensados 150 kilómetros de bicicarriles, pero el exalcalde Gustavo Petro dispuso de 100 kilómetros más.
•    INVERSIÓN. La suma de dinero destinada para las obras es de 40.000 millones de pesos.
•    HASTA AHORA. Se han construido, hasta el día de hoy, 13 kilómetros, que están en prueba piloto de seis meses. Los construidos están en Mundo Aventura, Bosa, Calle 80 y la carrera 50.

MÁS INFORMACIÓN DE BOGOTÁ AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo