Primera línea del metro funcionaría en 2021

Por ÁNGELA PÉREZ

Aunque los estudios para la construcción de un metro en Bogotá datan de los años cincuenta, expertos en movilidad e inversión aseguraron que la primera línea de este sistema de transporte masivo en la capital está cada vez más cerca.

“La tarea no ha sido fácil, porque políticamente hemos tenido muchos tropiezos, pero los estudios de ingeniería estarían listos para septiembre de este año y darían vía libre para comenzar las obras en el segundo semestre de 2015. Sin tropiezos, la primera línea empezaría a funcionar en 2021”, aseguró Alejandro Bernal, director de Gestión Urbana y Movilidad de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Sin embargo, y a pesar de los avances del proyecto en los últimos meses, Camilo Baptiste Muñoz, vicepresidente de Inverlink S.A., aseguró que se trata de una “fase inicial”. “No estamos hablando simplemente de una obra de construcción, estamos hablando de un proyecto que abarca muchas aristas: mantenimiento, paraderos, red de transporte que conecte con sistemas como TransMilenio, parqueaderos”, por lo cual añade que “falta mucho por evolucionar, estamos con ideas y estudios que se irán materializando hasta construir realmente un metro en la ciudad”.

Una obra de grandes proporciones
Aunque se trata de una línea, el metro será una obra de gran envergadura que podrá afectar a los bogotanos. “Es cierto que muchos tendremos algún tipo de incomodidad, pero se trata de una obra que dará solución a muchos aspectos de la vida cotidiana, sobre todo para los residentes del suroccidente de la ciudad”, afirmó Bernal.

Entonces la clave está, según Baptiste, en pensar el metro como una solución que podrá beneficiar a las generaciones futuras. “Desde el punto de vista social, esta línea tendrá un impacto muy positivo, si se piensa a futuro, en nuestros hijos y sus hijos, esa es la clave para entender el proyecto, una solución estructural y de raíz”.

El metro no será el fin de los problemas
Si bien se trata de un proyecto que aliviará los problemas de movilidad, no será la solución a todos ellos.
“Seguiremos sufriendo los trancones, algunos sectores se verán beneficiados pero no todos. También, cabe recordar que es solo una línea, las discusiones de movilidad serán las mismas de aquí a seis años”, augura Bernal.

Para no pensar con negativismo sobre el metro, Baptiste afirma que “se trata de un cambio de mentalidad y todo depende de la solidez con que el Gobierno desarrolle las obras. No es solo un metro, hay mil cosas relacionadas. Si se elaboran planes completos de socialización, se podrán evitar las debilidades que pueda tener. Además, con esta vendrán otras líneas, contactos con estructuras del SITP y TransMilenio, no es solo una solución, sino un conglomerado que construye una obra para una ciudad”.

¿Y sobre el gasto qué?

En casos como el metro de Perú, de acuerdo con cálculos hechos por Inverlink, se gastaron 73 millones de dólares (146 mil millones de pesos colombianos) por kilómetro, mientras que en la reestructuración del metro de Londres la inversión fue de 225 millones (450 mil millones de pesos) por kilómetro. Debido a esto, no se puede estimar un monto determinado de inversión, pero podría llegar a superar los 100 mil millones de pesos.
“Habrá metro, sin duda, pero hay que pensar en gastos adicionales, que deben estar en los imprevistos de los estudios, piedra angular del proyecto. Si se planea con claridad, no habrá fallas y el metro será un éxito en Bogotá”, concluyó Baptiste.

MÁS DE BOGOTÁ AQUÍ
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo