Polémica aprobación de Plan de Desarrollo

Causó controversia la reducción del presupuesto de una entidad que abandera la lucha contra la corrupción

Por Publimetro Colombia

La Comisión del Plan del Concejo de Bogotá, tras una semana de negociaciones y más de 650 modificaciones, si bien aprobó el pasado viernes la ponencia del Plan de Desarrollo del alcalde Gustavo Petro, el tema no deja de causar asombro.

Una de las modificaciones tiene preocupados a quienes dentro de la administración trazaron la política de transparencia y lucha contra la corrupción del Distrito.

Se trata de la reducción presupuestal a la que será sometida la Veeduría Distrital, encabezada por Adriana Córdoba, esposa del exalcalde Antanas Mockus.

La entidad de control preventivo fue objeto de una reducción de su presupuesto en un 75% por parte de la administración distrital, según fuentes de la Secretaría de Hacienda.

Desde el comienzo de la administración de Petro la Veeduría Distrital ha sido el centro de las miradas y la ‘comidilla’ de los medios de comunicación. El mockusiano Paul Bromberg, quien iba a ser su primer titular, dejó el equipo de Gobierno alegando que Petro había querido imponerle un viceveedor, hasta que al cargo llegó Adriana Córdoba, quien aceptó el ofrecimiento del alcalde anteponiendo su independencia de la administración.

Córdoba asumió el cargo argumentando que con una entidad de 74 funcionarios, de los cuales solo 34 hacen parte de los equipos de veeduría, era imposible llevar a cabo la ambiciosa tarea de lucha contra la corrupción y promoción de la transparencia, tantas veces prometida por Petro. Fue por esta razón, según fuentes de la entidad, que le solicitó a la administración que incorporara en el presupuesto 50 mil millones de pesos para gastos de inversión durante los próximos cuatro años.

En el mandato de Samuel Moreno la Veeduría Distrital había contado con 9 mil millones de pesos. Córdoba esperaba que aumentaran esa suma para realizar las tareas que quedaron pendientes en tiempos del destape del carrusel de la contratación.

Sin embargo, la expectativa fue errada y el presupuesto para gastos de inversión de la entidad quedó reducido a tan solo 5 mil millones de pesos.

Otra suerte le correspondió a la Contraloría de Bogotá, que pasó de tener una partida inicial de 7.680 millones de pesos a 30.000 millones. La Personería, que le contaba con un rubro de 5.200 millones, ahora tendría 30.000 millones.

El revés presupuestal de la Veeduría produjo la airada reacción de concejales como Angélica Lozano, Progresista, que no entiende cómo el propio Distrito redujo tan notoriamente la partida a ese ente que, según dijo, sería el organismo que abanderaría la lucha contra la corrupción en la ciudad, y que fue uno de los pilares de campaña que llevó a Gustavo Petro a la Alcaldía.

El próximo miércoles el Plan de Desarrollo será discutido en sesión plenaria del Concejo en el debate definitivo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo