Una iglesia que a ritmo de metal hace sus plegarias

Bogotá. La comunidad Pantokrator reúne a jóvenes de distintas tribus urbanas que con métodos poco ortodoxos se unen al cristianismo

Por Publimetro Colombia

Un limpio punteo de una guitarra eléctrica da la bienvenida a las más de cien personas que asisten a las ceremonias de la comunidad Pantokrator,  un grupo de metaleros, punks, rockeros, góticos y hard cores  cristianos evangélicos que, encima de un local de pinturas en Bosa, en el sur de Bogotá, oran de una manera bastante peculiar. 

“Somos rockeros que predicamos el evangelio de Jesucristo a donde las iglesias clásicas no llegan por miedo o tradición”, explicó Cristian González, el pastor de la comunidad y quien a los 16 años se internó como misionero en la Asamblea de Dios y dos años más tarde inició un seminario bíblico en el que estudió Teología. 

A partir de entonces, aunque se pensara lo contrario, vio que algunas personas vestidas de negro, tatuadas, con piercings y de pelo largo o peinados extraños también quieren acercarse a Dios.

“No somos una iglesia de metaleros. La diferencia con una iglesia común está en la forma: aquí tocamos metal, pero nuestra estructura es Cristo”, indicó a PUBLIMETRO González, de 31 años y quien conformó esta comunidad en 2003. 

Las actividades de este centro de oración están divididas en dos: los miércoles tienen un grupo de estudio teológico, al que acuden unas 20 personas; y los sábados en la noche, durante dos horas, realizan sus alabanzas, a las que asisten entre 150 y 200 personas.

Estas ceremonias empiezan, en los primeros cinco o diez minutos, con las personas adhiriéndose al culto con una reflexión bíblica.

Luego inicia la alabanza, en donde, al ritmo del heavy metal, estos jóvenes danzan ‘pogo’, un baile en el que se sigue el compás de la música con puños y patadas.

“La idea no es agredirse, porque hay padres de familia que en ocasiones vienen a orar. Sólo buscamos disfrutar”, dijo el pastor.

Una vez termina el miniconcierto, la calma vuelve a este poco ortodoxo templo. Los rezos finalizan con una predicación y unas  palabras del pastor, como en cualquier otra ceremonia cristiana.

Históricamente el rock pesado ha sido catalogado por sectores conservadores como música diabólica o satánica. La comunidad Pantokrator no ha sido la excepción. “Sí hay personas que no están de acuerdo, pero también hay quienes nos apoyan”, aseveró González. 

“Dios no juzga por apariencias, sino por cómo es la persona”, concluyó el pastor, quien, al igual que sus feligreses, se viste de negro, usa camisetas de bandas de metal y ha escuchado rock and roll toda su vida.

Por: Rodrigo Almonacid Amaya

Dios y el rock

En algunos otros países del mundo también existen iglesias que mezclan el rock pesado con la religión. 

• EXCLUSIVO. Según González, la iglesia metalera de Bogotá es la única que existe en América Latina.

• ABSTEMIOS. Los miembros de Pantokrator dicen que no consumen drogas ni alcohol.

• ESTADOS UNIDOS. En el país norteamericano hay un amplio número de iglesias metaleras. La diferencia con la comunidad bogotana es que su razón de ser es Dios, mientras que las anglosajonas piensan más en el metal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo