Bogotá: como el paraíso

Ciudadanos dicen estar felices porque la capital está sola, mientras que los comerciantes se ven afectados

Por Publimetro Colombia

La temporada de fin de año no sólo es amena para las más de un millón 500 mil personas que tienen las posibilidades de salir de la ciudad.

Buena parte de los ciudadanos que se quedan en la capital celebran lo impensable: no hay trancones, se acabaron las congestiones, hay buen clima y por los andenes y centros comerciales se puede caminar sin toparse con una marea de personas.

“La verdad es muy cómodo estar así en Bogotá, ver que TransMilenio es un servicio muy bueno sin tantas personas a bordo y contar con las calles despejadas sin tantos carros ni contaminación es muy reconfortante. Es perfecto salir a trabajar así”, aseguró Érika Duarte, una estudiante que por motivos laborales no salió de la capital.

Por su parte, Edwin Celis, economista, quien tampoco abandonó la capital, aseguró que en TransMilenio no hay un cambio tan marcado en los tiempos de los trayectos, pero sí en el transporte público.

“De la Alcaldía a mi trabajo me demoraba de 30 a 45 minutos, pero ahora es solamente 15 minutos yéndome por la Carrera Séptima”, explicó Celis.

Asimismo, otros bogotanos se dedican simplemente a disfrutar de los soleados días luego del fuerte invierno que oscureció a la ciudad.

“Se disfruta del sol y de una temperatura agradable hacia las horas de la mañana, pero el acostumbrado clima poco estable de la ciudad se ve en la tarde y en la noche. De todas maneras, no hay nada que envidiar, gozamos de un clima tropical en la capital”, aseveró  Daniel Posada, topógrafo, quien pasó el fin de año en Bogotá.

Mientras que los ciudadanos celebran, comerciantes de la capital se mostraron resignados por la disminución en las ventas de sus negocios (normal para la época). Aunque los vendedores se ven beneficiados por las compras de Navidad, el flujo comercial baja en los primeros días de enero.

De acuerdo con Maritza Rodríguez, administradora de un restaurante de comida ejecutiva en el norte de la ciudad, las vacaciones de los trabajadores y estudiantes genera una disminución de al menos 255 mil pesos diarios.

“Normalmente vendo entre 80 y cien platos. Ahora estoy vendiendo 30 menos”, aseguró Rodríguez, cuyo plata  cuesta ocho mil 500 pesos.
Publimetro
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo