BBC Mundo

Las enormes dimensiones del espionaje industrial de China (y cómo contribuyó a la guerra comercial con Estados Unidos)

El caso de una empresa estadounidense muestra una dimensión poco explorada en las causas de la guerra comercial de Washington y Pekín: el robo de tecnologías.

Dan McGahn asegura que fue un intento de asesinato.

Y la víctima fue su negocio, American Superconductor (AMSC). El perpetrador, una compañía china llamada Sinovel Windpower.

Las dos firmas eran socios comerciales; pero Sinovel sobornó a un experto para robar la tecnología clave de la turbina eólica de AMSC.

  1. Qué es una guerra comercial, cuáles son sus armas y quiénes son sus principales víctimas
  2. China vs. EE.UU.: 6 gráficos que explican la dimensión de la "mayor guerra comercial en la historia"

Como resultado, AMSC, con sede en Massachusetts, vio colapsar sus ventas, su valor de mercado cayó en US$1.000 millones y tuvo que despedir a cientos de empleados.

"Se intentó el homicidio corporativo", repite McGahn.

Este acto de espionaje industrial fue descubierto en 2011 y, tras una pelea legal de siete años, un juez estadounidense multó a Sinovel el mes pasado con US$1,5 millones, el máximo actualmente posible.

Tags

Lo Último


Te recomendamos