BBC Mundo

“Pensé que me estaba volviendo loca, pero estaba perdiendo la vista”

Kirsty James luchaba para lidiar con la noticia de que iba a quedar ciega, cuando comenzó a ver visiones que le hicieron temer que también estaba perdiendo la cabeza. Esta es su historia.

A Kirsty James a los 13 años le dijeron que se quedaría ciega. Cada mañana se preguntaba si sería la última vez que se vería en el espejo.

Eso fue hace 15 años. Y mientras intentaba aceptar su diagnóstico, comenzó a ver visiones.

Temió que no solo estuviera perdiendo la vista, sino que también estuviera perdiendo la cabeza.

Estaba en la escuela. Veía el pizarrón con dificultad, pero no se animaba a admitirlo. No habló del deterioro de la vista con nadie y nadie sospechó, hasta que un día pasó junto a su madre en la calle y no la reconoció.

Pese a ir reiteradamente al oculista, no encontraban nada malo. Le decían que fingía no poder ver porque quería usar lentes.

Cuando finalmente fue aceptaba en un hospital, se le diagnosticó un síndrome ocular degenerativo llamado enfermedad de Stargardt, muy difícil de detectar en su etapa inicial, y se le dijo que se quedaría completamente ciega.

"Solo recuerdo una sensación de vacío", le dice a la BBC, "realmente no sabía lo que venía, era aterrador y simplemente no quería aceptarlo".

Kirsty fue a la universidad y aunque algunos de sus tutores sabían, rechazó cualquier apoyo adicional, algo que ahora reconoce que tuvo un efecto negativo en su educación, y trató de ocultarlo a los demás estudiantes y sus amigos.

  1. El extraordinario caso de la mujer ciega que puede "sentir" las cosas a su alrededor
  2. Mis lentes de contacto me dejaron ciega de un ojo

Había un lugar donde Kirsty se sentía normal. En las fiestas. En una discoteca en 2011 conoció a Tom. Se enamoraron y con el tiempo se casaron.

Pero cuando Kirsty se fue a vivir sola, las cosas empeoraron.

Veía coches fuera de su casa, en una calle demasiado estrecha como para que pasen los autos. Veía una pierna de cordero donde había dejado su chaqueta.

"Pensaba: ‘Dios, ¿me estoy volviendo loca o están allí?’ y tenía ataques de pánico. Pensé que estaba desarrollando serios problemas de salud mental y no quería hablar de eso. Solo estaba tratando de ignorarlo".

 Kirsty y Tom con amigos
Kirsty y Tom con amigos en el festival de Nozstock en 2016.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos