Musas del Caribe inspiran otras formas de concebir la moda en el Carnaval de Barranquilla

La joven diseñadora May Pájaro Rolando presentó su primera colección con atuendos en los que personificó a la maestra del bullerengue Pabla Flores, a mujeres como Alicia Adorada y hasta a la champeta de Cartagena.

Por Lina Robles

Inspirada por lugares mágicos de la Costa Caribe y por mujeres y personajes reales o ficticios, descritos por los más excelsos compositores, la joven diseñadora, May Pájaro Rolando, hija de la consagrada creadora soledeña Diana Rolando, fijó atención en Palenque, Totó la momposina, en la música y en la geografía para crear una colección que recrea una mirada única del Carnaval.

“Lo que hice con esta colección fue cambiar el tema de inspiración. Lo que pasa con el vestuario de la fiesta es que siempre se inspiran en los temas del Carnaval y lo que hice, sin dejar admirar a estas figuras de la fiesta, fue buscar inspiración en otras partes, aparte del Carnaval, que en mi caso, fue el Caribe”, dijo May a PUBLIMETRO.

La diseñadora presentó seis looks con una paleta de color distinta y con materiales poco convencionales. Elaboró un vestido de bullerengue en homenaje a Pabla Flores, otro atuendo dedicado a las letras de Juancho Polo Valencia y su Alicia Dorada, en otro vestuario personificó a  Lucero Espiritual. En este recorrido además recreó el mercado de Bazurto, uno de los epicentros de la champeta.

“Investigué sobre geografía, política, historia y así fui creando unas historias que las convertí en vestidos. Fui tomando temas y los fui uniendo. Presento uno de los vestidos que está inspirado en la cumbia, que estampé con los motivos de las baldosas del Hotel El Prado. Así comencé a unir temas distintos, disimiles y ajenos el uno del otro y lo que me apasiona de la cumbia, siempre ha sido la trietnia  y pensé que debía de hacerlo. Esa es mi manera de percibir el Carnaval”, explicó la creadora.

El desfile, que también hacía parte de su tesis de grado de LCI Barranquilla, fue una presentación fuera de lo común, bajo el título “Cuentos cantados bajo el palo e’ tamarindo”, una puesta en escena, que contó con la interpretación de las cantantes Linica y Nataly Acosta.

“Cómo fue mi tesis de grado no tenía chance de que me ayudaran en el taller. Yo cosí toda la colección día y noche con tal de terminar los vestidos. Los vestidos son un homenaje a lo que ha creado mi madre toda su vida y su trayectoria y sentía que debían ser bien especiales”.

La pasarela fue un recorrido que va desde la cultura popular, la arquitectura art decó, la religión, raíces africanas, hasta una muestra de los tejidos de las mecedoras y los sombreros típicos de la costa. Todo conjugado en un sincretismo, donde se involucran técnicas de tradición y arte contemporáneo.

“Siempre trabajé con la intención de innovar en los materiales y utilicé materiales de zapatería, hasta usé telas para vestidos de novia y las convertí en un vestido de bullerengue, con un toque de color. El vestuario más difícil de la colección fue el de África, en el cual usé para una falda, un material muy rígido, que es usado para zapatos y bolsos y que fue difícil y complicado moldearlo al cuerpo”.

Para modelar sus atuendos tuvo como invitadas especiales a la bailarina Carla Valderrama, la hija de ‘El Pibe’ quien desfiló con atuendo de ‘África’  y a Carolina Suárez, Reina del Carnaval del Atlántico 2019 quien personificó a la cumbia.

“Hay otras formas de concebir el Carnaval. Hay que buscar dentro de uno mismo sus propias referencias porque aunque uno no lo crea, muchas cosas de la vida cotidiana, son muy cercanas al Carnaval. La vida misma es un Carnaval como lo decía Celia Cruz. Nos toca buscar dentro para poder decir en Carnaval “yo me siento así”.

Incluso junto a su madre han creado atuendos que May ha concebido como cuando invitó a artistas del grafiti para estampar las telas con esta técnica.

“Mi mamá lloró cuando presenté la colección, porque fue allí que le dije que era inspirado en ella, como un homenaje a su trabajo de toda una vida. Ella no entendía el por qué usaba los flecos, que son para un vestido de mapalé, en uno de bullerengue y cuando vio el grafiti en una falda, no lo entendía, pero después hicimos un vestido en conjunto con grafitis y le encantó esa técnica”, concluyó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo