logo
Barranquilla
 /
Barranquilla 28/05/2019

Dos menores murieron diagnosticados con el mal de chagas en Atlántico

El Instituto Nacional de Salud abrió una investigación en Puerto Colombia por el fallecimiento de un joven de 17 años y una niña de dos años.

Dos menores de edad de nacionalidad venezolana Skeiber Ballesteros, de 17 años, y su sobrina Karli, de dos años fallecieron el pasado viernes 24 de mayo y martes 22 de mayo, respectivamente con síntomas asociados al mal de chagas.

Al parecer contrajeron la enfermedad en una vivienda del barrio La Risota del municipio de Puerto Colombia, Atlántico.

De acuerdo al diario El Heraldo, otras dos personas, identificadas como Daira Ortega de 57 años  y Karol Ballesteros  de 29 años, se encuentran hospitalizadas en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica La Misericordia debido a que presentan los mismos síntomas.

Stewart Ballesteros, hermano de Skeiber y tío de Karli, aseguró a El Heraldo que sus familiares se mudaron hace 40 días a una vivienda ubicada en un “terreno enmontado”.

El hombre sostuvo que sus familiares empezaron a presentar fiebre alta y dolor en los huesos “hace más de 25 días”.

“A mi hermana la remitieron a la Clínica San Diego y a mi hermano al Niño Jesús. A Karol le dieron de alta a los pocos días porque se le quitó la fiebre y apenas llegó a la casa nos percatamos que mi mamá y la bebé tenían los mismos síntomas”, dijo Ballesteros a El Heraldo.

La familia tuvo que trasegar por varios centros asistenciales pero en ninguno de ellos dieron con el diagnóstico además los pacientes no estaban amparados bajo ninguna EPS.

Descartan que la enfermedad haya sido traída por los migrantes desde el vecino país debido a que la familia llegó a Puerto Colombia en septiembre de 2017.

La Subsecretaría de Salud Pública del Atlántico aseguró que estas personas se habrían contagiado por el consumo de un “alimento contaminado con las heces del insecto”.

Aseguró que la enfermedad no puede propagarse y que se trató de algo externo y el alimento no está circulando. “No tenemos conocimiento de focos de contagio en el departamento; sin embargo, se están realizando los estudios de campo”.

El Instituto Nacional de Salud abrió una investigación sobre el caso.

La enfermedad, también conocida como tripanosomiasis americana, se transmite a los seres humanos principalmente por las heces u orina de insectos triatomíneos conocidos como chinches, y causa lesión cutánea o una hinchazón amoratada de un párpado, fiebre, dolor de cabeza, agrandamiento de ganglios linfáticos, palidez, dolores musculares, dificultad para respirar, hinchazón y dolor abdominal o torácico.

Según la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, es una enfermedad potencialmente mortal causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi.

Se calcula que en el mundo hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas por Trypanosoma cruzi, el parásito causante de la enfermedad de Chagas.

La enfermedad de Chagas se encuentra sobre todo en zonas endémicas de 21 países de América Latina, donde se transmite a los seres humanos principalmente por las heces u orina de insectos triatomíneos conocidos como vinchucas, chinches o con muchos otros nombres, según la zona geográfica.

Transmisión

En América Latina, el parásito T. cruzi se transmite principalmente por contacto con las heces u orina infectadas de insectos triatomíneos que se alimentan de sangre. Por lo general, estos viven en las grietas y huecos de las paredes y los tejados de las casas mal construidas en las zonas rurales y suburbanas. Normalmente permanecen ocultos durante el día y por la noche entran en actividad alimentándose de sangre humana, de acuerdo con la OMS.

En general, pican en una zona expuesta de la piel, como la cara, y defecan cerca de la picadura. Los parásitos penetran en el organismo cuando la persona picada se frota instintivamente y empuja las heces o la orina hacia la picadura, los ojos, la boca o alguna lesión cutánea abierta.