El ruido: El mal con el que conviven muchos barranquilleros, pero del que poco se habla

Vecinos del barrio Alto Prado decidieron protestar en un plantón con la contaminación auditiva que se vive en la zona.

Por Lina Robles

Los vecinos de las carreras 50 a 55, y calles 74 a 76 han salido a protestar esta semana debido a que varios bares y restaurantes de la zona se habrían negado a acatar las normas del POT y del Código de Policía vigente con respecto a la emisión de ruido.

“Todos los fines de semana, alrededor de 200 apartamentos en los que residen no menos de 800 personas, no podemos dormir debido a los desmanes, la bulla y la música de todo tipo, que se emite desde los bares y discotecas instalados sobre la cra 53”, dijo Jorge Álvarez, vecino del sector a PUBLIMETRO.

Los lugares que están siendo señalados por los afectados son La Troja VIP, La Popular, El Patio de Magdalena, Fierabrás, Moys, y dos más que se están instalando en la zona.

“Hemos seguido el debido proceso desde hace casi 2 años y nos han mamado gallo en Barranquilla Verde, Espacio Público, La Policía y el Despacho del alcalde”, lamentó Álvarez.

La noche del sábado los vecinos informaron que la fuerza pública se presentó con cinco policías para hacer monitoreo del ruido en la zona, pero no han recibido más información sobre el tema.

Esto dijo Barranquilla Verde

El ente de control ambiental del Distrito, Barranquilla Verde informó que viene realizando un proceso de inspección desde el mes de mayo del 2017, cuando se recibió la primera queja de ruido en la zona, con el fin de conocer las condiciones de exposición de ruido en las que se encontraban cada uno de estos establecimientos y las posibles causas de la generación.

Barranquilla Verde manifestó que retiró parlantes en zonas externas,  pidió adecuaciones de cerramiento acústico, intervino en el cambio de parlantes a menor pulgadas y realización de estudio de emisión de ruido, así como la suspensión de las actividades de los establecimientos La Popular y Patio de Magdalena, notificando a la Policía Metropolitana de Barranquilla.

La autoridad ambiental recalcó que se realizaron unas mediciones en compañía de uno de los habitantes del sector, que manifestó estar perjudicado, y desde su apartamento, siguiendo el protocolo del Ministerio Nacional, dio como resultado que los decibeles no fueron superiores a los contemplados en la normatividad ambiental, que para este caso en el  sector comercial serían 70 decibeles en horario diurno y 60  decibeles en horario nocturno.

La normatividad

El ruido máximo permitido durante las horas del día en las zonas residenciales de Barranquilla es de 65 decibeles; en zonas comerciales e industriales, hasta 70 decibeles y en zonas de tranquilidad 45 decibeles. En las noches el máximo permitido es de 45 decibeles en zonas residenciales; 60 decibeles, en comerciales; 75 decibeles, en industriales; y 45 decibeles, en áreas de tranquilidad.

¿Qué dicen los barranquilleros?

Según la encuesta Barranquilla Cómo Vamos el 44% de los barranquilleros están insatisfechos con el nivel del ruido que se da en la ciudad. Cabe resaltar, según este informe, que solo un 20 por ciento de la población está de acuerdo con la gestión y los resultados que ofrecen las entidades públicas en el tema de la contaminación sonora en la ciudad. De acuerdo a un estudio realizado por la empresa Publik los dos lugares más ruidosos de Barranquilla son el Paseo Bolívar (90-92 db), y el sector de la Catedral (89-92 db).

La cifra: 60 decibeles es el máximo de ruido que se puede producir en horario nocturno en Alto Prado.

La frase: “Hemos seguido el debido proceso desde hace casi 2 años y nos han mamado gallo”, Jorge Álvarez, vecino del sector.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo