Muertes que dejan arroyos en área metropolitana de Barranquilla ¿Imprudencias? o ¿Falta de prevención?

El fallecimiento de Madeleine Ramos García y su hija Salomé de cinco años se unen a las más de treinta víctimas fatales que se han registrado desde el siglo pasado en la ciudad a causa de los caudales.

Por Lina Robles

De nuevo la Armada Nacional, la Defensa Civil, la Policía y los Bomberos de Soledad reiniciaron este jueves las labores de búsqueda de Madeleine Ramos García, la mujer que fue arrastrada por el arroyo 'El Salao' en su vehículo junto a su hija Salomé, de 5 años, y su esposo Marlon José Sandoval.

En medio del sol y las altas temperaturas el cuerpo de rescatistas removieron las oscuras aguas del caño de Soledad, las mismas donde hallaron los restos de la pequeña Salomé este martes. Los organismos de socorro están esperando el apoyo de tres buzos provenientes de Cartagena para que este viernes se retomen las labores.

El canal estaba seco

Todo comenzó el pasado lunes festivo en la carrera 22D con calle 65, barrio Las Moras IV etapa de Soledad.  En las imágenes  que han sido difundidas se puede apreciar cuando el vehículo pasó por al arroyo canalizado en contra de la corriente de agua, que aún no venía con fuerza.

Sin embargo, a los pocos segundos se nota una creciente súbita y en medio de la corriente viene siendo arrastrado el vehículo en reversa. Vecinos del sector vieron impotentes las dramáticas escenas sin poder hacer nada cuando desde el vehículo la mujer y el hombre pedían auxilio.

Marlon logró salir del automotor y trató en todo momento sostener a la niña, pero la fuerza de la corriente no se lo permitió. Él pudo lograr salvarse, pero Madeleine y su pequeña hija fueron arrastradas con el vehículo. El automotor fue hallado casi una hora después donde finaliza el arroyo El Platanal, el cual conduce hacia el río Magdalena.

El cuerpo de la niña fue hallado el pasado martes en la tarde cerca del caño de Soledad, sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hay rastros del cuerpo de Madeleine Ramos García.

¿Imprudencia o falta de prevención?

Los vecinos del barrio Las Moras, como albañil Jorge Pedroza, aseguran que los canales necesitan más señalización. “Indudablemente la señora cometió un grave error al ingresar con su carro al canal, pero deben quedar estos canales cerrados y prohibidos para el ingreso de vehículos”, comentó.

Es medio consultó a José Luis Coneo, director de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Soledad, quien explicó la situación de esta canalización. “Este arroyo está canalizado y precisamente por estar intervenido el caudal de las aguas viene con más fuerza”, dijo a PUBLIMETRO.

Coneo insistió en que los ciudadanos deben respetar las canalizaciones y evitar ingresar a ellas, sobre todo, si hay tiempo de lluvia. “No importa que los canales estén secos porque si llovió en otro lugar de la ciudad el agua llegará al canal irremediablemente”.

El funcionario aseguró que la vía de acceso al canal está abierta para las maquinarias de aseo que lo limpian periódicamente.

Otro de los aspectos que llamó la atención de la comunidad fue el exceso de basura y escombros que llevaba el arroyo y que ayudó a que el carro fuera arrastrado con más fuerza por la corriente. La oficina de Atención y Prevención de Desastres aseguró que viene realizando varias campañas de  sensibilización para evitar que basuras y escombros sean arrojados a los arroyos.

En este sentido la empresa Triple A señala que para la recolección de inservibles (sofás, colchones, mesas, neveras, electrodomésticos, etc) deben contactarse a la línea 116 y agendar el servicio especial a sus hogares.

Las cifras no mienten. El portal del proyecto Arroyos de Barranquilla registraron desde 1933, que el arroyo que más vidas se ha llevado es el de la carrera 21, con más 30 muertos, incluida la última joven fallecida, Luisa Paola Osorio, de 16 años, quien cayó al agua en 2015, y es seguido por el de la calle 84, que se llevó a 13 víctimas fatales.

El sepelio de Salomé

Vestidos de blanco y con globos del mismo color, familiares, amigos y allegados dieron el último adiós a la pequeña niña Salomé Ramos García, de 5 años, este jueves luego que su cuerpo fuera hallado el pasado martes en cercanías del Caño de Soledad.

A su llegada al cementerio Jardines de la Eternidad del Sur los familiares lo hicieron en silencio para despedir a ese angelito que su vida le fue arrebatada por la furia del arroyo El Salao en la tarde del lunes. Al sepelio asistió Marlon José, el esposo de Madeleine, quien iba también dentro del vehículo y logró salvarse de milagro.

Mientras se cumplía el sepelio, los organismos de socorro continúan buscando el cuerpo de Madeleine en la ribera del río Magdalena, el caño de Soledad y el arroyo El Platanal.

La frase: “No importa que los canales estén secos porque si llovió en otro lugar de la ciudad el agua llegará al canal irremediablemente”, José Luis Coneo, director de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Soledad.

La cifra: Más de 30 muertos se han registrado a consecuencia de los arroyos en Barranquilla.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo