Habitantes protestan por “mala calidad” de viviendas subsidiadas por el gobierno en Barranquilla

En el proyecto Ciudad Caribe.

Por Lina Robles

Con ilusión en su corazón, la oficinista Diana Marín Oviedo, ahorró durante tres años para la cuota inicial de lo que sería su apartamento propio en el proyecto Ciudad Caribe, pero hoy está viviendo una pesadilla debido a que hace tres meses firmó la promeso de compraventa de su  vivienda y aún no la ha recibido.

“Estoy haciendo el trámite con mi abogado para demandar a la constructora Grama porque ya estoy pagando el crédito de una vivienda que ni siquiera me han entregado”, dijo Marín a PUBLIMETRO.

El drama de Diana no termina allí. Hace unas semanas  le mostraron lo que sería su nuevo hogar en la torre 28 del conjunto residencial y se llevó una gran decepción.

Diana Marín Oviedo Apartamento de Diana Marín Oviedo en Ciudad Caribe. / Diana Marín Oviedo

“Antes de comprar el apartamento me dijeron que solo lo iba a recibir sin piso, pero jamás pensé, que además, lo iban entregar sin las paredes estucadas, sin cocina, sin ventanas y en total obra negra”, reclamó la joven de 26 años.

De acuerdo al testimonio de esta afectada, cuando inició las negociaciones para adquirir “Su casa ya”, las promesas que le hicieron en la constructora fueron otras mostrando un ideal apartamento modelo.

“Fui a Grama y la señorita, Niny Plata Ramos, me dice que no tiene fecha de entrega, que le están terminando unos detalles, que eso no depende de ella, entonces ¿quién responde? En el apartamento no hay personal de obra terminando dichos detalles. Me habían dicho que en 20 días y ya van tres meses sin respuesta”.

Más protestas

Las irregularidades en la construcción de Ciudad Caribe no paran allí. Esta semana se han presentado varios plantones en la Constructora Grama, por parte de los propietarios.

"Sufrimos del mal funcionamiento en el sistema de agua y eléctrico. En el primero no funcionan las motobombas y en el segundo los transformadores no tienen la capacidad suficiente para soportar los electrodomésticos básicos", dijo Ramón López, uno de los propietarios.

Con gritos y pancartas, los habitantes del proyecto de vivienda subsidiada por el gobierno, exigieron soluciones a lo que ellos consideran “una estafa”.

“Una torre ya tiene problemas de agrietamientos y el alcantarillado se desborda en los primeros pisos. Esta no es la vivienda digna que nos prometió el gobierno”, denunció el propietario Cristian Méndez.

Mi casa ya

Ciudad Caribe es un proyecto de vivienda de interés prioritario para ahorradores, con un cupo de 1280 apartamentos y está ubicado en el sector centro-occidental de Barranquilla, sobre la avenida Circunvalar.

El proyecto comenzó a gestarse en el 2011. El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, en 2014  visitó la ciudad para presidir las primeras entregas. En Barranquilla se construyeron 3.074 viviendas para ahorradores: 1.794 para el proyecto denominado Caribe Verde y 1.280 para el proyecto Ciudad Caribe, todo por un valor total de 48.418 millones, según cifras de MinVivienda.

¿Qué dice la constructora?

Grama Constructores envió un comunicado a raíz de las protestas presentadas, en el que detalla, que el proyecto fue aprobado por la Alcaldía Distrital mediante un decreto de adopción número 1046 del 30 de diciembre de 2011.

La constructora realizó el proyecto a través de Fiduciaria Bogotá ganando la convocatoria 004 de 2013 para un proyecto multifamiliar, en el que resaltaron, que “siguieron todos los parámetros del gobierno nacional”.

Detallaron que el diseño eléctrico del proyecto fue desarrollado por la empresa AMV. S.A. y que los apartamentos exceden los consumos del diseño en 244 KWH/mes, mientras que el consumo promedio sería entre 145 y 189 KWH/mes, lo cual sobrecarga el sistema y ocasiona la inestabilidad en el servicio. “Se puede concluir que las cargas de aire acondicionado no fueron contempladas por el gobierno nacional a través del Ministerio de Vivienda”, indicó el comunicado.

Sobre los desbordamientos de las alcantarillas, la constructora presentó una certificación de la empresa Triple A, en la que describen que recibieron “a satisfacción” todas las redes sanitarias del conjunto, y añaden, que en la actualidad, el manejo del alcantarillado depende de la administración  del inmueble y de la empresa de servicios públicos Triple A.

La constructora se comprometió solamente a “hacer las reparaciones de las plantillas de las áreas comunales cubiertas como quioscos con el fin de la administración los reciba y haga los futuros mantenimientos”, concluyó.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo