Por primera vez el Carnaval Gay de Barranquilla tendrá un Rey Momo hombre trans

Antes se llamaba Cindy y ahora bajo su nueva asignación de género, Nico Rueda Beltrán, fue nombrado con este alto honor en La Arenosa.

Por Lina Robles

En medio de los preparativos del vestuario que lucirá como nuevo Rey Momo, esta Nico Rueda Beltrán, el nuevo soberano del Carnaval Gay 2018 que lleva varios días dibujando los diseños que lucirá para encarnar a uno de los más importantes espíritus de la fiesta carnavalera. “Ya tengo el diseño del vestuario de cumbia que será con los colores de la bandera trans en blanco, azul y rosado y voy a jugar con esos colores”, dijo Nico a PUBLIMETRO.

También confeccionará un vestuario de mapalé porque le encanta esa danza y dos atuendos más que serán de fantasía.

El anuncio sobre la elección del nuevo Rey Momo 2018 se realizó durante la Marcha por el Orgullo Gay en Barranquilla. “Ser el primer hombre trans en ser Rey Momo en 38 años de existencia del Carnaval Gay es un honor y es muy importante para mí”, destacó.

Nico, quien hace cuatro años se llamaba Cindy, desea con este nombramiento “visibilizar a la población trans que se note que existimos y nuestra resistencia en la Costa Caribe porque no nos suelen reconocer”, resaltó.

En el arte y la cultura

Este barranquillero de 26 años es comunicador social de la Universidad del Norte y tiene tres años de trabajar en el activismo en la Mesa LGBTI del Atlántico y además ha colaborado en la Plataforma LGBTI por la Paz en el área de Comunicaciones.

Nico también es artista plástico especializado en realizar pintura en vivo. “Hago mi arte como una forma de acercar a la gente a que conozca los derechos de mi comunidad y para que se informen sobre nuestras identidades diversas”.

Actualmente es miembro fundador junto a otras personas trans del país de la revista ‘Transgarte’ , una publicación que alberga las opiniones de toda la población LGBTI del país en temas culturales. “No solo escribimos sobre nosotros los trans sino de cualquier disidencia de género para visibilizarnos desde el arte, la literatura y la poesía. Ya tenemos una primera edición en digital, pero este 29 de julio tenemos el lanzamiento y la versión impresa de la plataforma digital de la publicación”.

Entre sus influencias en el arte destaca su gusto por la obra de Vincent Van Gogh. “La pintura la comencé a ejercer desde hace tres años como para mí mismo y para ir transitando por medio del arte. Lo mío es muy empírico porque no he estudiado profesionalmente”. Pese a sus estudios empíricos en el arte ganó el tercer puesto en el Salón de Pintura Joven de la Universidad del Norte.

Sus dibujos ilustran un libro que se titula ’Todos me miran’ editado por la Universidad del Atlántico donde participan diversos expertos en género y en arte y ha creado varias portadas para la Red de Filosofía del Atlántico.

Mi otro yo

Nico recuerda que a sus tres años comenzó a aceptar que había otro ser en su interior tratando de surgir. En un momento que estuvo a solas se miró al espejo con su cabello largo y de repente se le ocurrió recogerlo. “Verme en el reflejo con el cabello recogido más parecido a mi papá que a mi mamá era algo que me gustaba y me llenaba de curiosidad”.

A los seis años con su identidad de Cindy no aceptaba que lo vistieran de niña con lazos en tonos pasteles y peleaba constantemente con sus familiares porque se negaba a asistir a eventos vestido como niña. “Yo no salía de la casa a cumpleaños o fiestas a las que tuviera que ir vestido con trajes. Simplemente no lo aceptaba”.

La confrontación más grande la vivió el día de su grado en el colegio IDPHU donde era una exigencia que las graduadas debían ir a la ceremonia con un deslumbrante traje de gala femenino. “No fui a mi propio grado porque no iba a ir en vestido. Fueron momentos muy duros que tuve que sortear por defender mi identidad. No me permitía muchas cosas porque no quería ir de tal manera para cumplir por compromiso”, recalcó.

El comunicador asegura que su familia no recibió su cambio de género abruptamente porque en su entorno “había salido del closet” hace 10 años. “Eso ayudó a que el tema de mi tránsito no fuera tan radical”, expuso.

Afortunadamente ha contado con apoyo incondicional de su familia. “Al principio fue complicado explicarles y ya veían cambios en mí, pero aterrizarlos en mis deseos futuros fue complejo. Mi mamá me ha apoyado. Ella es psicopedagoga y es la que me ha ayudado a afrontarlo con la familia”.

Sus familiares también temen por la seguridad de Nico al asumir su nueva identidad. “A mí papá le ha costado un poco más de trabajo porque él se preocupa mucho por mi seguridad en la Costa, pero es solo eso. Si fuese por él le gustaría que viviera en otro lado para estar más tranquilo. Del resto nada. Creo que me quiere más ahora que antes”, comenta entre risas.

Al hacer su nombramiento oficial en la Marcha por Orgullo Gay, Nico lucía radiante al estar vestido como un caporal del Garabato, una de las danzas más importantes del Carnaval. “Yo siempre he sido admirador del Carnaval. Siempre había tenido la intención de salir en el Garabato porque me gustaba mucho el atuendo masculino y cuando hice la transición dije: “es el momento de poder hacerlo porque ahora si puedo ser caporal de garabato”.

Hormonas en su cuerpo

Para lograr un transición completa, Nico desde hace un año y medio comenzó su tratamiento con hormonas. Sobre este proceso aconseja que se realice con acompañamiento médico. “A mi familia le conté que comencé el tratamiento dos meses después de haber empezado cuando estaba seguro que quería seguir adelante con el tratamiento”.

Sobre este tratamiento que toma diariamente, el periodista asegura que “ha sido muy sencillo y ha sido como una suerte porque no a todo el mundo le va así de bien. Mi cuerpo ha tolerado muy bien las hormonas. No he tenido afectaciones de salud de ningún tipo al contrario ha sido muy rápido. Tan solo en un año ya tengo vello en el rostro. Mi voz se tornó gruesa porque antes tenía una voz muy delicada”.

Nico resalta que con la ayuda de las hormonas pudo controlar muchos aspectos de su vida tanto físicos como mentales. “Yo hago ejercicio y la actividad física hace que la hormona corra por todo el cuerpo y no se encapsule en el hígado o el riñón y eso permite que se mueva por el cuerpo y circule”.

Desde que Nico se mostró al mundo con su nueva identidad manifiesta que su vida ha cambiado positivamente. “Hace cuatro años era otra persona. Vivía en un sube y baja de emociones. Yo era muy tímido. Como Cindy no hablaba casi ahora siendo como mi propio ser me siento completo y me robo el show”.

Nico espera seguir posicionando la revista ‘Transgarte’ y convertirse en un líder de su comunidad. Su carisma y el hecho de ser portador de un mensaje de igualdad e inclusión llevaron a este comunicador a ser elegido ante la junta como nuevo soberano del Carnaval. “A quienes están pensando en un cambio les recomiendo que empiecen su proceso con acompañamiento médico porque tenemos muchos casos de chicos y chicas trans que se ven afectados en su salud, por el mal uso de hormonas y eso puede ser muy nocivo para la salud y que las cosas mejoran. Al principio es difícil tomar la decisión. Es muy fuerte el choque con la sociedad pero cuando uno mejor se siente consigo mismo mejor el mundo te recibirá con tu verdadera identidad”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo