¿Cómo es ser un cosplayer en la costa Caribe?

Este fin de semana se realiza el Oz Fest en Combarranquilla Country donde habrá una pasarela cosplay a nivel internacional.

Por Lina Robles

Para ser un cosplayer en la costa se deben comprender los principios básicos de costura, diseño de modas y maquillaje. “Hay que ponerle mucha creatividad e ingenio y en eso los costeños somos buenos”, cuenta Sergei, un aficionado Otaku a PUBLIMETRO.

Este sábado, domingo y lunes festivo se realiza en la Arenosa el Oz Fest el evento de anime, magia y videojuegos más grande del Caribe y que cuenta con varios invitados internacionales en Combarranquilla Country. “Los más esperados este año son Kalathras que es un youtuber muy reconocido y los cosplayers Jannet "Incosplay" Vinogradova que viene de Rusia, Hipo de Filipinas y RinRin Doll desde Japón, entre otros”, contó Carlos Arturo Chaparro, organizador del Oz Fest en Barranquilla.

Por Bogotá vienen los cosplayers Karla y Marco Buitrago, que es uno de los más famosos del país. “Vienen alrededor de 30 cosplayers nacionales a participar en el concurso del evento. Los más reconocidos vienen de Bogotá, Cali y Bucaramanga”, resaltó Chaparro.

El evento congregará a público de todas las edades y de varias ciudades. “Viene mucha gente otras ciudades de Bogotá, de Medellín, de Bucaramanga, de Cúcuta. También vienen unas chicas desde Perú y Argentina. Al evento asiste bastante público y también participarán niños desde los 8 años que van con sus papas”.

Ser cosplayer

La docente barranquillera Lorraine De la Rosa de 25 años se ha dedicado hace cuatro años a ser una cosplayer consumada. “Primero escojo el personaje. Luego estudio las técnicas que podría utilizar para crearlo. Ahora me encuentro haciendo uno que la verdad no sabía cómo crearlo”, sostuvo.

Lorr Cosplay como es nombre de ficción y especializada en personajes de Disney se ha tomado la tienda Otakus Zone en Barranquilla como taller improvisado para elaborar su atuendo. “Primero empiezas haciendo patrones o dibujos para plasmarlo en la realidad y así fue cómo lo hice y ahora me encuentro pintando porque fue la mejor manera de hacerlo”.

Lorr ha interpretado personajes cuentos de hadas como La Sirenita y la Cenicienta. “A mí me encanta todo lo que sea de Disney y si interpreto algo de anime es porque me vi ese anime, no soy muy Otaku porque no me da tiempo por mi trabajo. Ahora estoy haciendo una princesa que está medio olvidada que se llama Giselle de una película que se llama ‘Encantada’”.

Sobre las dificultades de ser un cosplayer en el Caribe, Lorr opinó que “todo depende del personaje que se va a interpretar. Si vamos a usar materiales como felpa o tipo frío sí es más complicado porque muy poco se consigue acá y si se consigue es muy costoso. Las pelucas y los accesorios toca pedirlos por fuera porque eso no se vende acá y que lo conseguimos no es de muy buena calidad”, se lamentó.

El evento en el que participará Lorr se denomina la pasarela Cure Cosplay que es un evento especializado y será transmitido vía streaming a fanáticos en Japón. “Voy a desfilar en el ‘cure’ que es una pasarela directa desde Japón y se va transmitir con varias cosplayers que han sido seleccionadas a nivel nacional y el presentador es Marco Buitrago”, subrayó la cosplayer.

También podrá verse en el World Cosplay que es la red social de Cosplay a nivel mundial y allí sus participantes suben o bajan de ranking para salir a la luz a nivel internacional. “Veo mucho potencial de este hobby en la ciudad. Realmente uno queda sorprendido por la calidad de los cosplayers que se van a presentar” señala Chaparro.

Para este certamen vendrán competidores de Cartagena y Santa Marta con el fin de mostrar sus creaciones. “Mi traje lo realicé en banner, que es el material con el que se hacen los pendones, porque no pude conseguir tela charol en Santa Marta” explica nerviosa antes de entrar a escena, Manuela Suárez, competidora que viajó desde Santa Marta para interpretar a la heroína animada japonesa Black Rock Shooter.

El vestido lo confeccionó una modista en dos semanas. “Casi no lo puede terminar, porque se le partieron como tres agujas de la máquina de coser debido a que el material es muy grueso”, añade Manuela, entre risas.

La mayoría de los cosplayers participantes hablan o entienden fluidamente el japonés, son profesionales o estudiantes que viven esta pasión por sus atuendos con mucha intensidad y en el ‘mundo Cosplay’, como lo denominan, poseen otras identidades. “Yo alterno mi trabajo en una transportadora con este hobby que disfruto mucho y con el cual he participado en varios campeonatos a nivel nacional” expresa Jésica Mercado, quien lleva un atuendo del animé de Shoujo kakumei Utena.

El movimiento Cosplay en la región está tan extendido que ya cuenta con varios sitios en Facebook que venden artículos, ropa y accesorios para los atuendos. “Soy Cosplayer y a la vez tengo una tienda virtual en la que comercializo mercancía dedicada a este hobby y al animé”, explica Cindy Blanco disfrazada del animé Sheryl Nome.

“Ser cosplayer no significa tener solo el atuendo exterior también es llevar internamente al personaje, actuar como él y vivirlo en la escena al máximo”, concluye Lorr.

Las boletas varías desde 35 mil pesos hasta 180 mil pesos dependiendo los eventos que desee ver el asistente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo