Elmar crea fundación para jóvenes artistas en Barranquilla

La creadora de la intervención urbana del Malecón del Río está trabajando para construir un centro de arte para niños y jóvenes en la ciudad. Sus obras se internacionalizan y ahora llegan Panamá.

Por Lina Robles Luján

Me apasiona el arte urbano, me gusta hacer ciudad, me gusta hacer parque y que hago esculturas que son accesibles a la gente: Elmar

El Dato

Las actividades de la Fundación Elmar continuarán ese fin de año con un mini torneo de fútbol en el barrio La Pradera en alianza con la Fundación Fútbol con Corazón. El evento comenzará este sábado 28 de noviembre y continuará el 5 y 12 de diciembre en la cancha de fútbol del barrio La Pradera desde las 8 a.m.. La actividad incluirá a niños y niñas entre los 9 y 13 años de edad.

En tenis y con sus coloridos overoles de trabajo, la artista Elmar, se pasea en su casa estudio, ubicada en el barrio Paraíso en Barranquilla. De ella salen y entran varios obreros llevando materiales. “Tenemos muchos compromisos para fin de año con la entrega de varios proyectos”, dice Elmar.

El 5 diciembre la artista en compañía del presidente Juan Manuel Santos entregarán un Megacolegio e inaugurarán varias esculturas con los nombres de los municipios de Suan, Ponedera, Campo de la Cruz y Santo Tomás. “Estamos muy emocionados con estos retos”, declara.

Antes de que finalice el año, también terminará su primera obra internacional en Panamá. Se trata de una escultura en bronce con tres gaviotas para una entidad bancaria.

La barranquillera además hará entrega en Sincelejo de la escultura de una iguana y una cayena y en Plato, Magdalena culminará una mega escultura del Hombre Caimán. “Este trabajo en Plato ha sido un desafío para mí porque es la primera vez que hago una escultura con dos técnicas, bronce y mosaico”, asegura.

Pero a pesar de sus múltiples compromisos, el mayor deseo de la artista es consolidar la Fundación Elmar con la desea crear un semillero de niños y jóvenes artistas en la ciudad.  

Arte desde el vientre materno

Aunque nació en Cartagena, Elsa Marina Losada, a quien todos conocen por su firma artística, como Elmar, es una barranquillera de pura cepa. Según la creadora, el arte llegó a su vida desde su gestación. “Yo digo que venía con un pincel desde el vientre de mi madre. (Ríe) Pienso que el arte es como un don y desde chiquita siempre fui empírica”, recuerda.

Elmar estudió arte en la Academia de Nora Avendaño donde se graduó y realizó varias exposiciones colectivas. Luego continúa sus estudios en arte en la ciudad de Savannah Estados Unidos y finaliza su formación cursando teoría del color en París. Durante un tiempo la artista tuvo una galería pero no pudo continuar con este proyecto debido a las ocupaciones que surgieron a raíz de sus imponentes creaciones. “Me apasiona el arte urbano, me gusta hacer ciudad, me gusta hacer parque y que hago esculturas que son accesibles a la gente”.

La artista asegura que la obra que consolidó su carrera fue la intervención del puente de la carrera 38 en Barranquilla. “Yo le agradezco mucho al Alcalde Alejandro Char que creyó en mí y por él pude hacer mi primera obra en mosaico con el puente de la carrera 38 y a partir de allí no he parado”, resalta.

En su estudio Elmar no se detiene y sigue pensando en las obras que planea hacer en el futuro. “Quiero hacer esculturas abstractas y modernas. Que llamen la atención y que el espectador pueda interactuar con ellas”.

Su proceso creativo

Para comenzar a hacer un proyecto, Elmar crea todo, desde los diseños de sus trabajos hasta los colores que tendrán los mosaicos de sus obras, que trae desde México, Perú y Ecuador. “Yo creo mi propio material artístico. Envío desde los pantones, porque muchos de los colores que uso no se consiguen, y me toca crearlos desde cero”, subraya.

En su taller comenzó con tres jóvenes trabajadores y ahora cuenta con 42 chicos en su equipo artístico. “A estos muchachos los he capacitado para este trabajo. En el control de calidad de las obras soy muy exigente si no me gusta va para abajo”, confiesa la artista.

De sus coloridos materiales asegura que “ya la gente está viendo que entre más pasa el tiempo más brillo va a tener el mosaico”.

Considera que su mayor desafío como artista ha sido la construcción del Malecón de la Avenida del Río. “Es una obra muy grande y especial porque ver que mi trabajo le da la cara al río me llena de orgullo”.

Su obra en la ciudad también abarca todos los peajes del corredor portuario, que quiso plasmar en escamas de pescado por el encuentro del río con el mar, y que llegan hasta la escultura del letrero de Barranquilla. Todo este conjunto hace parte de una   gran intervención artística urbana que Elmar empalmó con la avenida Simón Bolívar, para la que creó 50 jardineras, 60 bancas y el Monumento a la Aviación.

La Fundación Elmar

Desde hace un mes la artista sale todos los fines de semana al barrio La Pradera, en el suroccidente de Barranquilla, allí comenzó a dictar unos talleres creativos para jóvenes. “Uno no se imagina la creatividad y la facilidad que tienen para el arte esos niños, y por ello, la fundación les quiere dar una oportunidad de aprender”, explica.

La artista desea convertirse en una cazatalentos de niños y jóvenes, y a largo plazo con su fundación, espera poder construir un centro de arte multidisciplinario para desarrollar sus capacidades. Con estos jóvenes espera consolidar brigadas de arte urbano intervengan la ciudad. “Es un sueño que quiero cumplir y con el apoyo de la comunidad sé que lo lograremos”, concluye.

TAMBIÉN PUEDE LEER: El Buque Gloria regresa después de 3 años a Barranquilla

LE PUEDE INTERESAR: Entre disfraces y tambores graban video de la Reina del Carnaval

PARA LEER: Estas son las claves para entender la nueva Carrera 38

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo