Estamos felices

Por: Astrid Harders/ Editora jefe/ [email protected]/ @tintosinazucar

Por Publimetro Colombia

Hacer PUBLIMETRO no es un paseo. Hay que contar con periodistas que encuentren un aspirante a los Guiness Récords en el barrio 7 de Agosto y que respiren adrenalina para salir corriendo de la redacción y llegar a la escena de un atentado a transmitir un video de lo que está pasando en vivo, a través de un iPhone, por nuestra página web. A la par, hay que tener gente en el equipo con la afinidad e imparcialidad para enviar un cubrimiento de los sucesos entre indígenas, fuerza pública y guerrilla en el Cauca, a toda la red mundial de METRO. Hay que traducir, bajo presión, entrevistas con famosos de Hollywood y hay que saberse las canciones de Los Amigos Invisibles, Natalia Lafourcade y Superlitio, por ejemplo, para entrevistarlos en tiempo real a través de una tuitcam. Hay que dar con los columnistas deportivos que envían su columna 30 segundos después de que se acaba un clásico capitalino y hay que saber que las teclas CTRL, ALT, L oprimidas al tiempo destraban las cajas de texto que no se dejan agarrar en el programa InDesign. Tampoco está de más saber que a los visitantes de nuestra página web PUBLIMETRO.CO les fascinan las fotos de gatos y que para ellos es prioridad entender al ciento por ciento la Ley Lleras 2.0, entre muchas otras tareas.

Y aunque esa diversidad y esa recursividad son la belleza del periodismo, ese poder camaleónico de ser un experto instantáneo en el tema del día es lo que todo buen reportero debe tener, PUBLIMETRO tiene más. Empezamos nuestro primer año de circulación con una chiva en la que el presidente Santos le reveló al CEO de METRO Internacional, Per Mikael Jensen, que creía que la legalización de la marihuana era una opción. Ahora celebramos el fin de este primer año de circulación (y el comienzo de muchos, muchos más) con un hito en el periodismo digital: hicimos la primera tuitcam con un presidente en Latinoamérica, la segunda de América (Barack Obama fue el primero). 

Estamos felices, dichosos de cumplir un año, pero basta de hablar sobre nosotros. Hay un orgullo especial en toda esta operación, y este son ustedes, nuestros lectores. Sin sus ojos atentos, sin su leal feedback, este diario no tendría receptor. Es sobre ustedes y para ustedes que escribimos y el compromiso con nuestro público dinámico y urbano es lo que nos mueve.

PUBLIMETRO está en la afortunada posición de compartir el comienzo de cada día con los bogotanos; sea de camino al trabajo en sus vehículos, rumbo a sus clases en TransMilenio, en el paradero donde el bus pasa a recoger a sus hijos o en el andén frente a su lugar de desayuno preferido. Sabemos que nos están leyendo porque nos escriben y se manifiestan en nuestra página de Facebook, a través de nuestra cuenta de Twitter, vía mail o, a veces, hasta por cartas en papel y en persona. Ustedes han creado un diálogo directo con nosotros y es por eso que las noticias las entregamos a su medida. Les decimos gracias por hacer de este diario gratuito su fuente de información preferida. Nos ayudan a reportar las noticias de manera concisa, atractiva, profesional y única. Si en un año se logró todo esto, el horizonte sin duda nos depara grandes cosas. Hacer PUBLIMETRO no es un paseo, es un viaje muy emocionante.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo