La Sierra Nevada arde por el fenómeno de El Niño y la falta de lluvias

La oficina de Gestión de Riesgo del Magdalena señala que la emergencia se ha recrudecido este año por la sequía. Autoridades calculan que más de mil hectáreas de terrenos del Parque Natural han sido arrasadas por el fuego.

Por Lina Robles

El fuego y el humo consumen en esta época del año miles de hectáreas de montes y cultivos en la Sierra Nevada de Santa Marta. Esta emergencia ambiental se está dando debido en gran parte a la sequía por el fenómeno de El Niño y a las quemas indiscriminadas que hace el hombre para preparar los terrenos para el cultivo.

“Estamos viviendo una emergencia muy fuerte en este periodo del año que requiere más atención del Gobierno Nacional en la Sierra Nevada. Hoy más que nunca el Magdalena está sufriendo por el fenómeno de El Niño, el Cambio Climático y la tierra está reseca”, dijo a PUBLIMETRO Daddy Gutiérrez, jefe de la Oficina Gestión de Riesgo de Magdalena.

Con personal de bomberos, que en muchas ocasiones son voluntarios, intentan frenar las quemas que arrasan los bosques, flora y fauna y todo a su paso. Este jueves la Oficina de Atención de Riesgo estaba atendiendo tres incendios forestales en los sectores de Tigrera, jurisdicción de Minca,  en Fundación y en Aracataca, este último ya había sido controlado.

“Somos un departamento extenso y rico recursos naturales pero no contamos con la logística necesaria para la oportuna atención de incendios forestales. De nuestros 30 municipios solo 11 cuentan con un Cuerpo de Bomberos activo y por eso somos todavía muy vulnerables a esas emergencias”, lamentó Gutiérrez.

La funcionaria destacó la organización de los cuerpos de bomberos de Fundación, la Zona Bananera, Algarrobo, El Banco y Santa Marta. Tan solo en el área de Ciénaga, Magdalena se han reportado 62 incendios forestales entre los meses de enero y febrero. La oficina de Gestión de Riesgo calcula que este año se han quemado más de mil hectáreas de terrenos en el Parque Natural.

De acuerdo a información entregada por el comandante del Incidente en Minca, sargento Eduardo Imitola, la emergencia en Tigrera es atendida con 20 unidades de Bomberos de Santa Marta , 20 agentes de Cobasa (Comité Barrial Samario)  y diez miembros de la comunidad afectada, que apoyan en labores alternas la emergencia.

Los recursos destinados para la atención del incendio en Minca son dos máquinas extintoras, un carro comando y herramientas manuales como: bombas contra espalda, bate fuegos, máscaras con filtro de humo, rastrillos especializados para la remoción de material vegetal, machetes y palas.

En el monte, en medio de los cerros, estos hombres han trabajado durante tres días en jornadas de 24 horas para intentar sofocar las llamas. Según el reporte entregado por el Ideam Santa Marta se mantiene el nivel de Alerta Roja por "amenaza alta de incendios de la cobertura vegetal en zonas de bosques, cultivos y pastos".

“No negamos todos los apoyos que hemos recibido. Agradecemos toda la gestión del Sistema Nacional de Bomberos que siempre nos han brindado su ayuda. Además contamos con colaboración de la Fuerza Aérea que con helicópteros equipados con el sistema Bambi Bucket, permiten realizar grandes descargas de agua, controladas”, resaltó Gutiérrez.

Sin embargo cuando el fuego llega a bosques a gran altura es mucho más complejo asistir la emergencia en el sistema montañoso más alto del Caribe. “Es terreno inaccesible y no contamos con recursos o personal para desplazar cuando la emergencia es en sitios altos”, lamentó la funcionaria.

Fuego: costumbre ancestral

Para los indígenas y finqueros que viven en las estribaciones de la Sierra Nevada es una costumbre milenaria hacer quemas en esta época del año con el fin de preparar la tierra para las lluvias, que este año en particular han sido escasas, por los efectos del fenómeno de El Niño.

“Nosotros lo que hacemos es quemar para limpiar la parcela de una hectárea, pero tenemos la precaución cortar una guadarrama, que es separar con tierra los montes, para que la candela o el fuego no se pase, pero algunos no toman las precauciones y como también hay mucho viento la candela se pasa y quema el monte”, explicó a este medio stAlfonso Salgado, indígena arhuaco, mensajero del mamo, de la vereda Punto Blanco en la Sierra Nevada.

Esta costumbre ancestral, les permite,  según estas comunidades, preparar la tierra para los cultivos de pan coger como la yuca, el plátano, la ahuyama y el frijol, entre otros.

Además del incendio presentado en el sector de Seynimin, Cesar, que dejó a más de cien personas damnificadas, al quemarse sus viviendas, se registraron dos conflagraciones en la parte alta del río Guatapurí, al interior del resguardo Indígena Kogui-Malayo Arhuaco, jurisdicción del Parque Nacional, los cuales también fueron controlados.

También se han producido conflagraciones en los corregimientos de Azúcar Buena, Sabana Crespo, El Alto de La Vuelta entre otros, entre los departamentos de Cesar y Magdalena. Se realizó  esta semana una mesa de concertación para determinar acciones preventivas y solucionar la problemática entre campesinos e indígenas.

Luz Elvira Angarita, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales, manifestó sobre los incendios de Seynimin que fueron controlados. “La Dirección Nacional de Gestión del Riesgo confirmó esta buena noticia, sin embargo, lamentamos enormemente la cantidad de hectáreas quemadas y los efectos en la población a partir de ahora, se deben iniciar todas las labores de restauración requeridas para recuperar el territorio, la fauna, la flora y los asentamientos de los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, afectados con este incendio forestal, para lo cual, la próxima semana enviaremos una comisión de Parques Nacionales para evaluar, en terreno, el impacto del incendio”.

La sequía y el Fenómeno del Niño

El Ministerio de Ambiente señala que el fenómeno de El Niño es un evento climático que se genera cada cierto número de años por el calentamiento del océano Pacífico. Sus efectos son notables en el norte de la región Pacífica, los departamentos de la región Andina y en los departamentos de la región Caribe.

La directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) Yolanda González había advertido que la etapa más fuerte de este fenómeno de El Niño se presentará en la mitad del mes de enero y febrero, por lo que le pidió a las autoridades departamentales y locales atender las sugerencias para prevenir los incendios y el desabastecimiento de agua.

El Ideam advirtió que las lluvias en la Costa Caribe solo se presentarán hasta el mes de mayo. Esta institución afirmó que las condiciones climatológicas del fenómeno son “moderadas”.

Este año más de 46 municipios en la Costa Caribe han declarado calamidad pública por desabastecimiento de agua, 37 son municipios del departamento de Bolívar y los otros restantes están en Sincelejo, Chalán, San Pedro, Sampués, Toluviejo y Sucre (Sucre).

La fauna huye del fuego

El medio RPT Noticias reportó a principios de mes el particular caso de un felino que huyó del fuego hacia asentamientos urbanos. El hecho ocurrió cuando los miembros de una iglesia pentecostal, ubicada en el barrio La Pastora del municipio de Codazzi, Cesar, quedaron sorprendidos cuando un puma ingresó al recinto mientras oraban.

Según la comunidad, el animal estaba huyendo de los incendios que se están presentando en la zona de la Serranía del Perijá, los que los ha obligado a huir de su entorno.

El felino fue rescatado por la Policía Ambiental y fue retornado a su hábitat en la serranía.

El operativo fue realizado por la Red de Fauna Silvestre de Corpocesar. “El animal fue liberado en buen estado fisiológico con el equipo de expertos se tomó la decisión de liberarlo pronto ya que ellos en cautiverio sufren mucho estrés lo que conlleva a resistirse al consumo de alimentos”, aseguró el director de Corpocesar, Julio Suárez Luna.

El ejemplar corresponde a un felino puma juvenil hembra de 22 Kilos, durante su estancia en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Y Flora Silvestre, CAVFFS, se mantuvo hidratado y en constante monitoreo. Demostró que podía regresar a su hábitat salvaje, por lo cual pudo ser liberado.

 

(Recuadro) Donaciones a los damnificados

A raíz de los incendios forestales que han ocurrido en los resguardos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta en los últimos días, el cabildo gobernador del Resguardo Kogi-Malayo-Arhuaco de la Sierra, José de los Santos Sauna, en representación de esta comunidad, le pidió al resto de la sociedad colombiana su ayuda.

Así lo informó la comunidad indígena que resultó damnificada por estos incendios, a través de un comunicado, para contrarrestar estos efectos que afectaron a 22 viviendas de la comunidad Waneyaka y 50 familias más.

Las ayudas las estarán recibiendo en las oficinas de la Organizaciones  de la casa indígena de Valledupar, Santa Marta y Riohacha.

Aquellos que deseen ponerse en contacto pueden hacerlo mediante los siguientes contactos: A nombre de la Organización Gonawindua Tayrona NIT 800.239.489-7 cuenta corriente # 779834974459 – Bancolombia a nombre de: Resguardo Kogi Malayo Arhuaco NIT 819.005.279-1 Cuenta Corriente # 870047024 – Banco de Occidente.

La frase: “Hoy más que nunca el Magdalena está sufriendo por el Fenómeno del Niño, el Cambio Climático y la tierra está reseca”, Daddy Gutiérrez, jefe de la Oficina Gestión de Riesgo de Magdalena.

La cifra: Más de cien personas han resultado damnificadas por los incendios forestales en la Sierra Nevada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo