Silvia Tcherassi se consolidó como una de las primeras representantes de Latinoamérica en la moda internacional en la Milán Fashion Week de 2003. Ha hecho de su visión personalista un lenguaje universal y un universo que se ha configurado en Tcherassi Hotel + Spa, hotel en Cartagena, Colombia, incluido en la edición Condé Nast Traveler como uno de los mejores del mundo y uno de los referentes de hotel de diseñador más importantes. Además fue condecorada con la Orden de las Artes y las Letras por el gobierno de Francia. Y con motivo de su nueva colección inspirada en el escritor Gabriel García Márquez, que se presentará en Cali Exposhow, Tcherassi habla con Metro sobre moda local, global y evolución creativa. 

Es la representante más conocida de Colombia en el diseño mundial. ¿Cómo ha depurado sus lineamientos estéticos en estos últimos años para seguir haciendo de su firma un nombre tan global?

Mi esencia como diseñadora y mi esencia como marca sigue siendo la misma. Vivo en búsqueda de un lujo casual, sin pretensiones, que celebre la autenticidad y no las apariencias. Esto me permite tener una voz propia. Además, como no hago sketches, mi aproximación es experimental, mi proceso creativo es libre y por lo tanto mi producto es diferente. Y en una industria tan dinámica y  global como es la moda, es la única forma que las marcas de lujo independientes como la mía pueden competir. Por otro lado, soy optimista por naturaleza y no me quedo dormida en los laureles: siempre estoy en búsqueda de nuevas formas de crecimiento e innovación y eso me ha permitido seguir estando vigente y siendo relevante después de 25 años de carrera.

Cortesía

Foto:

¿Cómo ha integrado los elementos del Caribe de una manera en que se reinventen y a la vez sean atemporales y atractivos para las mujeres?

Siempre he dicho que la moda no tiene nacionalidad ni edad. Yo diseño para una mujer global, cosmopolita y que valora los detalles, independientemente del lugar donde fue expedida su cédula de ciudadanía, su ID o su pasaporte. Me siento orgullosa de mis raíces latinas y es obvio que el Caribe es fuente permanente de mi inspiración, pero mi estilo está definitivamente enfocado en el casual luxury, un lujo casual, sin pretensiones, ni apariencias. Además me aproximo al desarrollo de una colección de una forma libre, me gusta modificar la apariencia de los materiales, busco transformar lo ordinario en extraordinario y en últimas, este tipo de acercamiento te lo permite. Es un concepto que te invita a la experimentación, mientras que otros conceptos pueden terminar siendo limitantes y repetitivos.

¿Cómo definiría usted la identidad en el proceso de diseño ? ¿Cómo crear piezas que transmitan raíces, pero que no caigan en literalidad?

Ese es un punto importante. Varios diseñadores pueden usar un mismo tema como inspiración, pero la aproximación es lo que hace que una colección sea diferente a la otra. Te puedo dar un ejemplo que puede ser muy ilustrativo. Cuando hice la colección sobre Frida Kahlo en el 2006, muchos esperaban una profusión de color pero la paleta fue neutra, simplemente porque me inspiré en las texturas de las prendas que usaba que fueron encontradas en sus cajones, en los detalles femeninos que utilizaba, en fin más en Frida, la mujer, que en Frida, la artista que aparecía en sus autorretratos. Para descubrir una aproximación original se requiere observación e investigación.

Cortesía

Foto:

¿Cómo lograr ser versátil y trascender entre colecciones manteniendo un sello propio?

Eso se llama evolución. Hay que evolucionar, pero siendo fiel a un estilo. Para mí, cada colección no es una revolución, sino una oportunidad de validar mis códigos estéticos y expresarlos en un nuevo lenguaje de materiales, colores y de texturas. Y además como no soy esclava de una silueta, mi campo de acción es mucho más amplio. Mis tres colecciones recientes tienen ruffles, las arandelas, como protagonistas, pero no es un elemento nuevo. La colección Fusión que presenté en el 2001 ya los tenía, pero con el neopreno y los estampados digitales adquieren una nueva dimensión y me permite jugar con unas formas y unos volúmenes que antes era imposible, para mi eso es evolución.

¿Cómo es el estilo de vida que define la marca Silvia Tcherassi? ¿Qué elementos lo conforman? 

El lujo casual que valora la calidad de los materiales, la tradición y la pureza del desarrollo, pero se expresa de una forma casual. Es un estilo para disfrutar no para ser admirado, es un estilo para uno mismo, no para los demás. Un punto que me parece válido, porque vivimos en un medio lleno de apariencias y pretensiones. Dentro mi marca Silvia Tcherassi hay un componente de moda: uno de casa y otro de hotelería, estos dos últimos desarrollados a través de dos extensiones de marca: Tcherassi Home Collection y Tcherrasi Hotels.

Cortesía

Foto:

Ante tantas formas de vestir y verse, más aún con las redes sociales, ¿Hay solo un criterio válido de elegancia y buen gusto? ¿Cómo define usted términos ahora tan relativos y por qué cree que su visión de los mismos ha sido tan reconocida a nivel mundial?

Ser elegante, estar bien vestido y tener estilo propio son elementos diferentes. Para mi el estilo no tiene que ver con el presupuesto sino con la aproximación que cada uno hace a la moda como herramienta para expresar lo que somos y lo que seremos ser. Por eso nuestros looks son herramientas de conquista. En mi caso personal, he tratado de desarrollar un estilo propio que vaya acorde con mi personalidad y mi estilo de vida.  Mi aproximación a la moda es un reflejo de ese estilo... y espero que cada una de las mujeres que les guste este estilo lo haga suyo, para que brillen con luz propia porque en últimas mis prendas son solo el instrumento para lograrlo. 

¿Cuál es la colección que más ha apreciado y por qué?

Cortesía

Foto:

Todas tienen un significado, pero no puedo negar que Into the Woods, mi colección Otoño-Invierno 2003, tiene reservado un espacio especial porque con ella debuté en la semana de la moda de Milán, validando mi propuesta al lado de los grandes del mundo.

¿Hay, en este momento, algo que la inspire en particular para crear? ¿Cómo plasma a través del proceso de diseño lo que causa impresión en usted?

La colección que voy a presentar próximamente en Cali Exposhow tiene una inspiración muy especial porque busca sintetizar dos conceptos de los que hablaba mucho García Márquez: lo local versus lo universal. Un tema que toma más protagonismo cuando la globalización es una realidad y la moda es uno de los sectores más dinámicos de este nuevo orden. Así que empecé desarrollando unos textiles en Italia que plasmaban los paisajes y las vivencias de las mujeres que son el contexto y las protagonistas, respectivamente, de las novelas del escritor pero quise expresarlas a través de siluetas contemporáneas y desafiantes, ondulantes y serpenteantes, características de la arquitectura de Zaha Hadid. Es una colección que busca sintetizar contrastes y extremos, un concepto que va mucho con mi personalidad y con mi aproximación a la moda

¿Cómo ve el diseño de moda en la actualidad? ¿Qué creadores admira actualmente?

Veo una moda muy anclada en el pasado, que quiere seguir reeditando y reciclando las décadas anteriores en vez de buscar un lenguaje propio. Cuando empezó este milenio, había una exploración interesante sobre otra dicotomía: el primitivismo versus el futurismo, pero desafortunadamente la crisis del 2008 la detuvo. Después de esto surgió otra dicotomía: un mercado de lujo manejado por un duopolio enfrentado a las cadenas globales del fast fashion. La armada de la primera lucha con y por la tradición y la segunda defiende con bajos precios su falta de originalidad. Adicionalmente, los creadores se han vuelto comodines de las casas de moda y cada vez es más complicado que las marcas independientes encuentren su propia voz. Pero creo que lo más importante es que esta situación, no ha generado un estancamiento o un silenciamiento del talento y es en ese contexto donde Demna Gvasalia, el genio detrás de Vetements, ahora en Balenciaga, se ha convertido en una referencia para las nuevas generaciones. Admiro mucho el trabajo de Phoebe Philo, Raf Simmons, Nicolas Ghesquiere y estoy a la expectativa del próximo paso de Alber Elbaz después de su salida de Lanvin.