En 1979, Pablo Escobar incursionó en el automovilismo deportivo. Con su primo Gustavo Gaviria y con el apoyo de Bicicletas Ossito, de su hermano Roberto, conformó el equipo "Depósito Cundimarca". La escudería del que pronto sería capo del Cartel de Medellín participó en la Copa Renault y en el Premio Marlboro, que tuvieron como epicentro al autódromo Ricardo Mejía de Bogotá.