Los bosques de Indonesia son hogar de una asombrosa gama de especies: el 12% de mamíferos del mundo, 16% de los reptiles y el 17% de las aves viven allí. Pero como la tala y la minería pasan cuenta de cobro, el orangután ha venido al rescate de los árboles y las demás especies.


Así es: los animales tiernos pueden salvar el mundo. “La tala y la minería son grandes amenazas para el bosque, y gran cantidad de personas dependen de estos lugares para sobrevivir”, dice Teguh Surya, un activista de Greenpeace en Indonesia. “Pero es mejor hablar del orangután en peligro que hablar de toda la selva, ya que es una especie emblemática”.


Alrededor del mundo, los animales tiernos y carismáticos cada vez cumplen un papel más importante ya que actúan como celebridades embajadoras por un buena causa. Esa causa, por supuesto, es la supervivencia de las especies más feas, su ecosistema y, por lo tanto, el planeta.


“A la gente les gusta los animales peludos y con ojos grandes, no los insectos y las cosas debajo del suelo”, dice el doctor Dilys Roe, investigador principal del Grupo de Recursos Naturales en el instituto Internacional de Ambiente y Desarrollo. “WWF siempre ha usado al panda porque llega a los corazones y billeteras de la gente, y otros grupos de conservación han empezado a hacer lo mismo”.


Greenpeace ofrece ahora una especie muy popular en este tipo de campañas. “Un asunto preocupante en la conservación marina es la sobrepesca y la captura incidental que incluye a las tortugas y los tiburones”, señala Oliver Knowles, activista de Greenpeace. “La sobrepesca ha tenido un gran impacto en la población de tiburones. Y poder hablar acerca de los tiburones y las tortugas nos ayuda a crear conciencia”.


En Uganda y Ruanda los gorilas han salvado bosques cruciales. Sin los gorilas, expertos dicen que los bosques no habrían sobrevivido. En las selvas tropicales de Brasil, el tití león dorado, un encantador mono (y la estrella de la ilustración de portada), ha ayudado a detener la deforestación y con ello, la extinción de otras especies amenazadas. Además cada árbol salvado significa más CO2 capturado.


Grupos ecologistas han llevado a cabo investigaciones para entender qué especies son de interés para las poblaciones locales y, sorprendentemente, estas especies suelen tener una belleza poco convencional.


El grupo Raro, por ejemplo, usa una rana marrón con blanco en sus esfuerzos de conservación en América Latina.


“Usar animales emblemáticos es una forma efectiva de atraer a la población local y hace que participen en la conservación”, señala Roe.


Metro World News