Hace dos semanas no para de sonar un álbum en mis reproductores de mp3. El artista que lo creó es un extranjero para la lengua en la que canta. A los puristas capaz que les molesta la pronunciación... pero esta voz golpeada por la vida (y sus desmanes) le da un sabor tan especial a cada canción, como si de absenta se tratara.

Antes, Johnny Cash transformó Hurt (de Nine Inch Nails) en una canción adulta y reflexiva, casi que compuesta para él y décadas atrás Sinatra hizo suya My way. Esta vez, el cantante nos invita a un viaje acompañados por Sinatra, Porter, los Beatles, Piaf, Brassens, Ono, Gainsbourg, Dassin, Salvador y Nilsson. Y los pasajeros puede que sean pocos. No es un gran escenario, es algo íntimo, como para los amigos hechos en la ruta, o sólo por esa noche.

El hombre en el micrófono tiene el pelo largo, rubio, es flaco, las arrugas surcan su cara de la misma manera que lo hacen en la de Richards y Jagger. El chico malo, hoy con 65 abriles, sigue con sus mañas: hace lo que quiere. Su nombre es Iggy Pop. Y su última aventura es esta joya punk llamada 'Après'. Un álbum en el que su voz entona clásicos completamente alejados del estereotipo rockero, y que continúa la ruta abierta con 'Préliminaires', del 2009, inspirado por Michael Houellebecq.

Tan encasillado lo tiene la industria que su propio sello, Virgin EMI, rechazó el disco alegando que no le iba a gustar a sus fans. Pensaron que sería una pérdida de dinero. Según dijo Pop, en rueda de prensa en París, “hubieran preferido que hiciera un disco de rock con punks populares, algo así como “Hola papá””. Y recalcó “¿qué ha hecho una disquera hecho por mí aparte de atormentarme y arrastrame hacia abajo?”. Polémicas declaraciones de un espíritu que gusta cabalgar a su manera y que ha sido despedido de cada disquera por la que ha pasado.

La respuesta de Pop fue sacar el disco por su cuenta, en formato digital. y vender lo que se creyó nadie quería. Gente de todo el mundo (incluída Colombia) puede ahora darse cuenta lo bueno (o malo) que es el trabajo. Es cuestión de pasar por iTunes y escuchar. Cada uno tiene la última palabra. 

Porque el arte, el diseño, la música, la arquitectura... son labores humanas en donde se trabaja siempre con el riesgo de no ser entendido o apreciado. Lo que para algunos es sublime, para otros es horrible. No es el mercado, es el gusto de cada uno el que decide. Y este cambia tan frecuentemente, y por tantos motivos diferentes, que al final, a cada creador lo que le queda es saltar al agua y ver que pasa. Y ya. Si una obra no funciona, otras vendrán. Lo importante es sacar eso que está dentro y compartirlo y seguir explorando.

Lo que hizo Iggy es hoy una opción que tiene cada creador, en el lugar del mundo que se encuentren. En uno de los recientes Portfolio Reviews de Behance un artista explicaba cómo el uso de la plataforma le había permitido mostrar su obra y ser seleccionado por galerías internacionales, pues ellas encontraron más fácil descubrir talento colombiano en medios digitales antes que por métodos tradicionales.

Importante es seleccionar el espacio digital en el cuál hacerlo. Crear una audiencia y atreverse a mostrar. Los comentarios y las oportunidades empezarán a llegar a quienes sean persistentes. Y como Pop, puede que no todos entiendan, pero lo importante es conectarse con quienes lo hagan. Y si bien la industria tiene su espacio, hay que creer en lo que se hace y reconocer cuándo vale la pena hacerlo público, en solitario.

Behance es una plataforma internacional en el que los creadores muestran su trabajo y sus pares lo califican, recomiendan, observan, comparten… Dentro de la red existe una vibrante comunidad colombiana que exporta a diario sus ideas y proyectos. En los últimos días en Bogotá descubrimos a Juan MorenoAndrés Kal  Natalia CriadoDaniel ArenasYosman BoteroJean Paul Egred, la creatividad sinestésica de Luis Felipe HernándezJuliana GómezJulián Franky TobónAlan GonzalezCarlos GutierrezJosé Domingo Betancur e incluso participó y compartió su proceso, desde Polonia, al talentoso Fernando Forero. Cada uno es una historia y un camino propio, expuesto al mundo y, con ello, logrando tejer una red fuerte en la que todo tipo de creación puede ser exhibida. 

Les recomiendo que tomen 'Après', y que recorran las páginas de Behance. Van a descubrir mucho talento que se ocultaba ayer y hoy puede florecer, donde la tierra mejor le convenga. El anillo de calavera es opcional.

Posteewt: Felicitaciones a JM Urbina por lograr que una idea pixelada creada en Colombia ponga a sonreir inteligentemente al mundo entero