Compromisos:

Según el máximo líder de la guerrilla, alias ‘Timochenko’, sus compromisos son: poner fin al prolongado alzamiento armado, transformarse en un movimiento político en total legalidad, reincorporarse a la vida civil en las condiciones pactadas y hacer todo lo que esté a su alcance para que las víctimas del doloroso conflicto, que llega a su fin, tengan justicia y reparación. “Y vamos a cumplirlos rigurosamente·, afirmó.

“En mi condición de comandante del Estado Mayor Central de las Farc-Ep, ordeno a todos nuestros mandos, a todas nuestras unidades, a todos y cada uno de nuestros y nuestras combatientes, a cesar el fuego y las hostilidades, de manera definitiva, contra el Estado colombiano, a partir de las 24:00 horas de la noche de hoy”, dijo el jefe máximo de las Farc, uniéndose así a las declaraciones hechas por el Presidente Juan Manuel Santo el pasado jueves.

Recordó que ese día, “en cumplimiento de lo suscrito en el Acuerdo General del 2012”, Santos ordenó a las Fuerzas Armadas de Colombia el cese definitivo del fuego y las hostilidades a partir de las 00:00 horas del 29 de agosto de 2016.

Y agregó que las Farc recibieron “emocionados” la orden presidencial a su Ejército, por eso procedieron, “en consecuencia” a dar la orden correspondiente a sus tropas.

En la alocución, ‘Timochenko’ se dirigió a los soldados, marinos, pilotos de la Fuerza Aérea, policías y organismos de seguridad e inteligencia del Estado, manifestándoles su “clara y definida vocación por la reconciliación”.

“Las rivalidades y rencores deben quedarse en el pasado. Hoy, más que nunca, lamentamos tanta muerte y dolor ocasionados por la guerra. Hoy, más que nunca, queremos abrazarlos como compatriotas, y comenzar a trabajar unidos por la nueva Colombia”, indicó.

Finalmente, el comandante de las Farc aseguró que se acabó la guerra y, para cerrar su discurso, dijo: “Que nunca más las armas de la República apunten sus cañones contra la gente de su pueblo. Que nunca más se requiera un alzamiento. ¡Que viva la justicia social! ¡Que viva Colombia! ¡Que viva la paz!”.