Al comienzo de su último video cuenta que todos los 'youtubers' están haciendo retos, por eso él se propuso ir al barrio Siloé, uno de los más peligrosos de la ciudad. A pesar de las advertencias que varios conocidos le hicieron y aún cuando una persona del lugar le dijo “mucho ojo por ahí”, Morris siguió con su plan.

Pocos minutos después de la advertencia, le robaron su cámara.

"Hasta ahí llegó el reto… Dicen que papaya puesta, papaya partida… Después de la última toma, me robaron la cámara. No lo pude grabar porque mi cámara estaba fallando y me robaron cuando paré para mirarla”, publicó en el video.

Pero, después de esa experiencia, él y su padre continuaron su recorrido por esta bella ciudad y aseguró que adora a Cali.

La comida típica, sin duda, fue lo que más disfrutó de su viaje.