Masacre de los 11 diputados del Valle

Los 12 diputados del Valle del Cauca fueron secuestrados el 11 de abril del 2002 y 11 de ellos fueron asesinados por guerrilleros el 28 de junio del 2007. El único sobreviviente de esta masacre fue Sigifredo López.

Se trató de un encuentro privado, sin mayores protocolos y sin la presencia de medios de comunicación, en el que los miembros de la guerrilla aseguraron que “la muerte de los diputados fue lo más absurdo de la guerra”.

‘Pablo Catatumbo’, de quine surgió la idea de este encuentro, dijo a los familiares: “No vamos a evadir nuestra responsabilidad. Ellos estaban en nuestras manos. La muerte de los diputados fue lo más absurdo de lo que he vivido en la guerra. El episodio más vergonzoso. No nos enorgullecemos de ello. Hoy con humildad sincera hacemos un reconocimiento público y pedimos perdón. Ojalá ustedes nos perdonen”.

Después de este acto las familias expresaron a través de un comunicado que luego de nueve años de insistencia a las Farc, por fin se realizó el primer encuentro en La Habana.

Ellos desde siempre han pedido el esclarecimiento de los hechos relacionados con el secuestro de los 12 diputados, el 11 de abril del 2002, y el asesinato de 11 de ellos, el 28 de junio del 2007, del cual sobrevivió Sigifredo López.

“Dicho encuentro se desarrolló en un ambiente tenso, pero respetuoso, en el cual en primer lugar cada uno de los familiares expresó de manera clara y concisa su sentimientos, dudas y cuestionamientos. A continuación, los miembros del secretariado de las Farc manifestaron su deseo de pedir perdón y dialogaron sobre los cuestionamientos planteados por los familiares”, dice el comunicado.

Luego, entregaron a los miembros de las Farc un documento con las siguientes peticiones:

1. Realizar en Cali un acto público de perdón y reivindicación del sacrificio de los diputados por parte de las Farc, que se desarrollaría una vez se apruebe el acuerdo de paz por el pueblo colombiano.

2. En dicho acto, se solicita una declaración expresa de perdón al exdiputado, y único sobreviviente, Sigifredo López y su familia.

3. Hacer entrega de los objetos personales que los diputados tuvieron durante su secuestro (vestuario, pertenencias, escritos, artesanías y otros).

4. Que las Farc, el secretariado y autores materiales digan la verdad sobre los hechos del secuestro y lo acontecido el día del asesinato de los diputados.

5. Solicitar al Gobierno la reivindicación de la memoria y sacrificio de los diputados mediante la declaratoria de los diputados como “Héroes Nacionales de Paz” y la construcción de un monumento nacional en su memoria.