"Ecopetrol rechaza estos actos que ponen en riesgo la vida de las personas, el bienestar de las comunidades, las afectaciones al ambiente y el desarrollo de las actividades de la industria petrolera", indicó la empresa en un comunicado.

La situación se registró en zona rural de Tibú, Norte de Santander, en donde un atentado produjo derrame de crudo en un caño de agua natural que tuvo que ser controlado con barreras.

De manera preventiva, el plan de contingencia de Ecopetrol incluyó la suspensión de operaciones del acueducto del municipio.

Por el momento las autoridades no han establecido qué grupo armado al margen de la ley llevó a cabo el acto terrorista. Sin embargo, en la zona hace una fuerte presencia el Eln.

Esta guerrilla anunció junto al Gobierno nacional el pasado 30 de marzo en Caracas el inicio de una fase pública de diálogos de paz, pero hasta el momento las partes no han avanzado más allá de esa declaración.

El oleoducto Caño Limón Coveñas, de 770 kilómetros de longitud, transporta el petróleo desde los pozos de Arauca hasta Coveñas, un puerto en el Caribe.

Ecopetrol es la empresa más grande de Colombia, está ubicada entre las 50 petroleras más importantes del mundo y entre las cuatro principales de Latinoamérica.