El cuerpo de la madre fue hallado en una zona boscosa del municipio El Hato, en Santander, mientras que otra mujer llegó al hospital del municipio de El Socorro, con una bebé recién nacida.

Ambos hechos ocurrieron el sábado casi al mismo tiempo. Mientras que las autoridades hacían el levantamiento del cuerpo de la víctima, la otra mujer pedía ayuda en el hospital Manuela Beltrán porque, supuestamente, había tenido el parto en su casa.

Ante las sospechas que esta versión despertó, la bebé recién nacida quedó a disposición del ICBF mientras le realizan pruebas de ADN a las dos mujeres para determinar quién es su madre.

La víctima fue identificada como Sandra Bernal, de 34 años, y estaba esperando a su sexto hijo.

Según el parte médico, la otra mujer y principal sospechosa del crimen, no tenía indicios de trabajo de parto y , al parecer, estuvo en gestación hace algún tiempo, pero a los tres meses tuvo un aborto.

Las autoridades investigan este trágico caso.