El hecho tiene consternados a los habitantes de esta población costera, conocida por sus hermosas playas y ambiente pacífico.

Por eso, al ser testigos de lo que el sujeto hizo en la entrada de una vivienda no dudaron en entregarlo a las autoridades.

Se trata de Jhonatan Amarís Melgizo, de 26 años, oriundo de Bogotá. Según las personas que presenciaron el asesinato, el joven decía que el perro estaba poseído por un espíritu maligno mientras lo apuñalaba.

El canino era de raza pitbull americano y él era su dueño.

La Guajira Hoy dice que de inmediato dieron aviso a las autoridades y lo trasladaron a la Unidad de Reacción Inmediata del Palacio de Justicia de Riohacha.

En ese lugar, Amarís Melgizo confesó que había consumido yajé y manifestó que veía al animal como un demonio al tiempo que él se sentía como un dios, “donde ambos peleaban por el bienestar de la humanidad”, indicó el abogado defensor.