Esta curiosa celebración, que marcó el cierre de la edición 27 de las Fiestas de la Industria, el Comercio y la Cultura, nació hace 32 años en Itagüí, Antioquia, en contraposición al Día del Mundial Trabajo y como un "homenaje al ocio".

"Es una fiesta multicolor, que premia hasta a las mejores camas y que tiene como principal objetivo que la gente disfrute de la pereza", expresó Juan Fernando Duque, director de popular festejo, que le apunta a competir a celebraciones como la Feria de las Flores.

Este evento, que premia a las camas mejor decoradas y que desde 1985 se celebra bajo el lema: "Por el derecho a la pereza, todos a trabajar", es considerado Patrimonio Inmaterial de Itagüí.

Con el Parque Obrero como principal punto de concentración de los amantes del ocio, las calles del municipio se llenaron de camas con ruedas, nocheros y hamacas amarradas en cualquier árbol.

Leer, hablar, dormir y contar historias son las principales actividades de los participantes, quien además disfrutaron en esta edición de teatro "clown", conciertos de artistas locales, pintura y muestras artesanales.

"Trabajo todo el año para tener un solo día de pereza. Siempre me pongo pijama, saco a la calle mi cama antigua y algunas ollas", dijo a Efe María Generosa García, participante de esta actividad.

García precisó que, además de presenciar cómodamente las comparsas de baile, bandas de guerra y shows musicales, ha logrado lucrarse con el simple deseo de rendir un homenaje a la pereza.

"He ganado el concurso de la pijama más sexy y la carrera de camas", relató la lugareña, quien enfatizó que espera que esta tradición itagüiseña no desaparezca pues "es muy agradable estar haciendo pereza".