"No se podrá hacer realidad la paz estable y duradera si persiste el asesinato selectivo de líderes y lideresas cívicos y populares", secretariado de las Farc.

Según información de los habitantes de la zona, Coicué tenía 62 años y era integrante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica.

Su hija contó que el cuerpo de la mujer fue encontrado con múltiples heridas ocasionadas con arma blanca, específicamente dos en el tórax y dos en el cuello.

En la mañana del martes Coicué habría salido de su casa rumbo a un manantial cercano para verificar que la tubería que lleva agua a su vivienda estuviera bien y, de paso, recoger el líquido necesario para las labores diarias. Sin embargo, las horas pasaron y la mujer no regresó.

El miércoles, la hija le contó a sus hermanos que su madre llevaba un día desaparecida. De inmediato empezaron la búsqueda y a las 5:30 de la tarde encontraron el cuerpo de la mujer.

Coicué era la propietaria de un predio de aproximadamente 72 hectáreas, donde ubicarán uno de los 8 Puntos Transitorios de Normalización donde se concentrarán las Farc.

Además de ser miembro del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica en el Cauca, Coicué era integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos de la Zona de Reservas Campesinas de Corinto y de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria.

Defensoría investiga el caso

La entidad trasladó a la zona un equipo, encabezado por el defensor delegado para la Población Desplazada, para establecer contacto con las comunidades y las autoridades locales y analizar la situación de la zona y cómo ocurrieron los hechos.

Por eso también pidió a la Fiscalía que se aclaren las circunstancias que rodearon el asesinato de Coicué y a la Fuerza Pública para que se adopten las medidas de prevención y protección.

En los últimos días la Defensoría reportó el incremento de hechos violentos y muertes selectivas en Cauca. Los últimos asesinatos fueron de tres campesinos en zona rural de Almaguer.

Farc se pronuncian

A través de un comunicado, el secretariado de la guerrilla rechazó el asesinato de la líder indígena.

“Su asesinato, ocurrido el pasado 6 de septiembre, en momentos en que Cecilia se encontraba en su predio, constituye una pésima señal de confianza en el desarrollo de la construcción de paz en los territorios. Estos hechos ocurren mientras avanzamos hacia la puesta en marcha de todos los dispositivos del cese bilateral y la normalización de los territorios”, se lee en el comunicado.