Después de la firma en Cuba, el mandatario se dirigió a todos los colombianos para contarles que el acuerdo con las Farc llegó a un exitoso fin.

“Desde el mismo inicio del proceso de paz les dije que el proceso estaba regido por un principio: ‘Nada está acordado hasta que todo esté acordado’. Pues bien: el día ha llegado. Hoy podemos decir, por fin, que todo está acordado”, afirmó el Jefe de Estado.

El Presidente de la República agradeció a las delegaciones el gran esfuerzo que hicieron, especialmente en los últimos días, para acordar los temas pendientes, cerrar las negociaciones y entregar el texto definitivo del acuerdo.

También confirmó que a partir de este momento las Farc dejan de existir y se convertirán en un grupo político sin armas. Pero recordó que antes serán investigados y juzgados.

“Las Farc entregarán sus armas a las Naciones Unidas, mediante un cronograma ya anunciado, en un plazo de seis meses”, todo lo cual será verificado y monitoreado por las Naciones Unidas.

Prometió que la justicia transicional le garantizará al país que no habrá impunidad para los responsables de los delitos más graves, porque “ellos serán investigados, juzgados y sancionados con varios años de restricción efectiva de su libertad. Además, tendrán que decir toda la verdad y contribuir a reparar a las víctimas. Si no lo hacen, irán a la cárcel hasta por 20 años”.

También indicó que las Farc se comprometieron a romper cualquier vínculo que hayan tenido con el narcotráfico y a colaborar en la solución de este problema.