Bensouda afirmó que el acuerdo final de paz entre el Gobierno y las Farc es "un paso determinante hacia el final del conflicto" y confió en que "facilite las bases para construir un proceso de paz duradero".

La CPI hizo especial destacó que los responsables de los delitos respondan ante la justicia, y valoró que el texto final del acuerdo de paz excluya las amnistías e indultos para crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra bajo el Estatuto de Roma.

"La importancia fundamental de una auténtica rendición de cuentas, que por definición incluye sanciones efectivas, (...) no puede ser suficientemente enfatizada", indicó.

También valoró que se de importancia a "las víctimas en el proceso y sus aspiraciones legítimas de justicia", que consideró que deben ser respondidas.

"Se espera que la Jurisdicción Especial para la Paz que se establecerá en Colombia lleve a cabo esta función y que se centre en los máximos responsables de los crímenes más graves cometidos durante el conflicto armado", indicó.

Consideró, en ese contexto, que la promesa de que los responsables de los crímenes rindan cuentas "debe convertirse en realidad" e indicó que la paz sostenible está ligada a que se haga justicia.

Recordó que la Fiscalía de la CPI siempre ha apoyado los esfuerzos de Colombia para terminar con décadas de conflicto armado, y aseguró que seguirá haciéndolo durante la fase de aplicación del acuerdo.

"Mi oficina continuará apoyando los esfuerzos, de acuerdo con su mandato bajo el Estatuto de Roma, con independencia, imparcialidad y objetividad", concluyó.

El Gobierno y las Farc alcanzaron el 25 de agosto en Cuba un acuerdo de paz para poner fin a medio siglo de conflicto, un pacto que será sometido a un referendo el próximo 2 de octubre.