En riesgo:

Las personas que hace un par de semanas se desplazaron por los enfrentamientos pudieron retornar a sus hogares en Yuto. Sin embargo, de nuevo se sienten vulneradas debido al temor que estas bandas ejercen en el departamento.

El defensor del Pueblo, Alfonso Cajiao, dijo a periodistas que el confinamiento se registra en inmediaciones del río Iró, el litoral de San Juan y la zona rural de Nuquí.

Según el Defensor, los combates entre las Autodefensas Gaitanistas o Clan del Golfo y el frente Cacique Calarcá del Eln "han confinado a la población".

Estos hechos se dieron pese a la actividad de las fuerzas militares para mitigar el impacto de los enfrentamientos que la semana pasada protagonizaron grupos armados ilegales en el litoral del río San Juan y en Nuquí

En la zona del Iró hay 700 personas en riesgo y cerca de 110 familias en la comunidad de Cucurrupí, indicó Cajiao.

Al respecto, agregó que el confinamiento de las familias "se da por temor, no salen a la calle, no se movilizan, porque hay combates o aparecen cadáveres para intimidarlos".

La Defensoría anunció que este martes se realizará en Quibdó una audiencia pública de seguimiento a la situación de derechos humanos en el pacífico colombiano, con énfasis en la coyuntura actual del Chocó, encabezada por Cajiao.

Según la Defensoría, la semana pasada se reportó el hallazgo de un cadáver sin identificar, en el litoral de San Juan, cuya muerte estaría relacionada con las intimidaciones.

Igualmente, el viernes pasado fueron hallados dos cuerpos, al parecer combatientes, tras enfrentamientos después de incursionar en el resguardo indígena del río Panguí, zona rural del municipio de Nuquí.

La comunidad indígena de Panguí está compuesta por 458 habitantes, quienes son víctimas constantes de "la presión de uno y otro grupo, al ser acusados de supuesta colaboración" agregó la entidad.

¡Más noticias de Colombia y el Mundo AQUÍ!