El abogado Víctor Mosquera dijo que seguirá batallando en los tribunales para que Arias, condenado en Colombia a casi 18 años de cárcel por corrupción, pueda salir de prisión y tener asilo en EE. UU.

El abogado, que lleva la defensa de decenas de casos del entorno político del expresidente Álvaro Uribe, asegura que Estados Unidos no puede extraditar a Arias hasta que haya resuelto el proceso de asilo en el que está inmerso desde 2014.

"El proceso de asilo es el más importante, porque no se puede definir su extradición hasta tanto no le definan a él si lo van a asilar o no", explicó hoy el letrado en declaraciones a los periodistas en Washington.

Arias, que fue ministro de Agricultura de Uribe entre 2005 y 2009, fue detenido el pasado miércoles en su casa cercana a Miami, donde vive desde junio de 2014 huido de la Justicia colombiana y en proceso de petición de asilo como "perseguido político" en EEUU.

En una audiencia el pasado viernes, la jueza le denegó la libertad bajo fianza por considerar que "existe riesgo de fuga" y que no hay "circunstancias especiales" que demuestren la motivación política del caso.

Su abogado confía en revertir esta decisión en una próxima audiencia ya con el juez titular del caso, John O. Sullivan, y no con la jueza Alicia Otazo Reyes, quien le negó la libertad bajo fianza.

"Esas audiencias se pueden plantear varias veces. El juez que resolvió esto no era el juez de la causa. Estamos esperando que en 15 días esté el juez y proponerle nuevamente eso", explicó Mosquera.

"Creemos -prosiguió- que si lleva estos años (desde junio de 2014, cuando llegó a EEUU) siendo un ciudadano ejemplar, su familia está acá y son todos solicitantes de asilo, se lo concederán".

"Los procesos de asilo suelen demorarse, confiamos en Estados Unidos. Es un perseguido político y creemos que van a dárselo. Le dieron ya el derecho a trabajar y seguridad social también para su familia", agregó.

Mosquera considera que la coincidencia de la detención de Arias el pasado miércoles con el anuncio del acuerdo de paz en Colombia es algo "extraño" y apunta a un intento "de intimidar a la oposición con este tipo de acciones".

Arias llegó a Estados Unidos el 14 de junio de 2014, el mismo día en que un periodista filtró que su sentencia iba a ser condenatoria, mientras que su esposa y sus dos hijos, una niña de 7 años y un niño de 5, llegaron cuatro días después.

La Corte Suprema de Colombia lo condenó a 17 años y medio de prisión y a pagar una multa de 25.000 millones de pesos (unos 13 millones de dólares) en razón de que unos subsidios para campesinos afectados por el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos acabaron en manos de familias adineradas cuando él era ministro.