La preocupación de miles de madres cuando dejan ir a sus pequeños al colegio va desde pensar en si se adaptarán bien, tendrán amigos o se alimentarán con juicio. La imaginación vuela y el lugar de estudio luce como un universo lleno de obstáculos, peligros y soledad en el que no estará la heroína número uno, la que sabe a qué horas tienen que comer, cómo responder un saludo y hasta la forma en que deben sentarse.

Pero hay que confiar y existen formas para ‘empacarles’ amor a los hijos sin estar todo el tiempo con ellos. Una de las maneras es a través de la alimentación, uno de los recursos esenciales en el crecimiento de los niños, más aún en etapas donde emplean grandes dosis de energía y requieren cubrir sus necesidades nutricionales para estar cada vez más fuertes y sanos.

En este tema hay que hacerle caso a los expertos. Así, y como asegura la nutricionista Gabriela Donia, los productos lácteos son indispensables en la dieta de un menor. “ Los alimentos lácteos tienen muchos minerales y nutrientes que ayudan al crecimiento, a tener una buena salud dental y el calcio permite la mineralización ósea porque hasta los 30 años es cuando más se fija el calcio en el cuerpo y se tiene la mayor reserva, por eso es fundamental que los niños incorporen lácteos para tener su cuota al día”, aseguró Donia a Publimetro.

Adicional a lo anterior, los alimentos lácteos también contribuyen a que los niños tengan un desarrollo cognitivo adecuado y fortalezcan sus defensas. De allí que productos enriquecidos que incorporen hierro, zinc, vitaminas A y C, además de la proteína, calcio y vitamina D, contribuirán en conjunto, tanto el crecimiento, como el fortalecimiento físico y mental del menor.

Las madres de hoy necesitan estar tranquilas con la comida que le empacan en la lonchera a los chicos o que les dan en el desayuno en la mañana, con lo que resulta muy importante incluir alimentos buenos en distintos momentos del día. De esta manera, podrán estar tranquilas mientras sus hijos juegan, estudian y comparten con sus compañeros, en una etapa fundamental para su desarrollo social y académico, en la que no se puede dejar a un lado la nutrición.

¿Qué consumir?

KLIM FORTIGROW es un alimento lácteo con adición de 13 vitaminas (A, D, E, K, C, B1, B2, Niacina, B6, Ácido fólico, B12, Ácido pantoténico, Biotina,) y tres minerales (Calcio, Hierro y Zinc) para ayudar a cubrir las necesidades nutricionales en la etapa de crecimiento y ayudar a preparar a los niños para el colegio, además aporta nutrientes como el hierro, el Zinc, las Vitaminas A, C y D,   proteína y calcio, que ayudan al normal desarrollo cognitivo, función inmune y crecimiento de los niños en su etapa escolar.