Los colombianos saben que unos días de descanso en ‘tierrita caliente’ traen, además de sol, piscina o playa, el desfile del popular ‘chingue’ o traje de baño para demostrar que cada quien tiene lo suyo, y que ante un bikini, ¿quién dijo miedo? Y es que no se trata apenas de vanidad, más de uno estaría dispuesto a entregarse a la dieta, probar cuanta técnica de perder peso surge o hasta implorar por ayuda divina, con tal de acabar con las ‘llantas’ y lucir cuerpos tonificados, dignos de un bronceo playero.  

A veces la disciplina manda y gana, pero siendo sinceros, en la mayoría de ocasiones el “hoy sí empiezo la dieta”, se extiende hasta los días previos al paseo, cuando ya poco importa si se le dice NO a los dulces, porque lejos se está de tener una chocolatina bajo la camisa y ahí es cuando se acude a los rápidos, pero peligrosos, ‘pecados’ capitales de quienes quieren adelgazar a toda costa. Aquí un top de los principales casos:

1.      Procedimientos estéticos

Como si fuera un menú de platos fuertes (bien fuertes en algunos casos) la oferta de hoy en cuanto a procedimientos estéticos que prometen maravillas para el cuerpo llevan a que más de uno se confunda por saber si tanta magia es cierta. Antes de someterse a cavitaciones, drenajes o cualquier otra opción que le ofrezcan, averigüe de qué se trata, si es un procedimiento seguro y las principales contraindicaciones.

2.      Centros estéticos

Así como hay miles de procedimientos, cada vez son más los lugares que prometen el oro y el moro en pocos pasos o que le pintan cambios mágicos a cambio de una ‘firmita’ y un buen plan de financiación. Hay que asegurarse de ir a sitios que sean responsables con los productos y dispositivos que utilicen, los cuales deben tener todos los registros sanitarios. Hay que dejarse guiar por lugares que no funcionen como casas de barrio sin ningún control y que cuenten con profesionales calificados, que en vez de pensar solo en el dinero, sean rigurosos en los procedimientos estéticos para garantizar su bienestar.

3.      Usted también puede verificar

Está en sus manos juzgar el lugar donde se puede realizar algún procedimiento estético. Es importante revisar si el sitio que eligió está habilitado por la Secretaria de Salud de su departamento o Distrito. Lo barato le puede salir caro, desconfíe de las tarifas excesivamente económicas y siempre eche un ojo a los materiales que se utilicen, porque debe constatar que estén aprobados por el INVIMA. ¿Cómo? Fácil, en el empaque del dispositivo médico debe estar el registro sanitario, el número de lote, la fecha de vencimiento y las instrucciones de uso. ¡Todo está en sus manos!

¿Recuerda a Marcela, la mamá de #ALoSánchez? Luego de su fracaso en la peluquería ahora se le midió a ir a un centro estético. ¿Cómo le fue? No se la pierda en este divertido capítulo.