Un escritor no midió las consecuencias y corrió hacia su casa con un objetivo: salvar su computadora en un impresionante incendio.