Un reina de belleza de Rusia, de tan solo 17 años, se ha escapado a Dubái para vender su virginidad por 12 mil dólares.