A pesar de que su abuela le pidió que tomara las bromas con humor, el niño no soportó el bullying y terminó con su vida