Sucedió en la ciudad de Charlotte, donde por segundo día consecutivo manifestantes del movimiento Black Live Matters protestaron contra el abuso policial contra afroamericanos.